Hong tiene 35 años y ha realizado cursos en universidades como Yale (Foto: Fine Acts)
Hong tiene 35 años y ha realizado cursos en universidades como Yale (Foto: Fine Acts)

Hasta hace unas semanas era desconocido, pero a partir de esta semana pesa sobre su cabeza una orden de aprehensión internacional relacionada con el asalto a la embajada de Corea del Norte, en Madrid, España, en febrero pasado.

El mexicano Adrian Hong Chang, de 35 años, quien también usa los nombres de Oswaldo Trump y Matthew Chao, no solo es buscado ahora en distintos países por el ataque a la sede diplomática sino también como sospechoso de trabajar para los servicios de inteligencia de España y de otros gobiernos.

En 2006 fue detenido en China por participar en una protestas de apoyo a refugiados norcoreanos.

Al contar con pasaporte mexicano y estadounidense, para Hong era fácil moverse por el mundo, a pesar de ello, localizar información suya en internet es complicado, como publicaron algunos medios europeos.

La embajada fue asaltada el 22 de febrero (Foto: Reuters)
La embajada fue asaltada el 22 de febrero (Foto: Reuters)

Una organización llamada Fine Acts, incluye una breve semblanza en la que lo presenta como director de una empresa llamada Pegasus Strategies LLC, que asesora a gobiernos, corporaciones y ONGs.

Señala que además fue cofundador y director ejecutivo de la ONG Libertad en Corea del Norte (LiNK), la que a través de un comunicado se desvinculó de él, luego de aclarar que dejó de tener cualquier tipo de contacto hace una década.

Según el juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata, el mexicano es el líder del comando que el 22 de febrero asaltó la embajada de Corea del Norte en Madrid, de donde según Europa Press, intentaba obtener información sobre el programa nuclear de Kim Jong-un.

Los investigadores lo vinculan a él y otro de los autores del asalto con la CIA. Según la causa judicial, Hong contactó unos días después al FBI -el 27 de febrero- presuntamente para entregar el material audiovisual que había obtenido en la embajada, pero hasta ahora se desconoce el contenido de la información y si la agencia de inteligencia estadounidense la tiene en su poder.

El comando de 10 personas robó información de la sede diplomática (Foto: Reuters)
El comando de 10 personas robó información de la sede diplomática (Foto: Reuters)

Otra biografía citada por El Confidencial, de España, señala que fue profesor asociado en la Universidad Ewha de Corea del Sur, donde enseñó la asignatura 'América, Derechos Humanos y Política Exterior'. Participa asiduamente en TED, una especie de 'think tank' internacional que aborda infinidad de temáticas, desde la ciencia a los negocios.

"Demasiados genocidios y atrocidades masivas han ganado la atención del mundo solo después de que el polvo se haya asentado y se hayan exhumado fosas comunes. Debemos restaurar la libertad y la dignidad en los rincones oscuros de este mundo: las personas en Corea del Norte, Birmania, el Tíbet y muchos otros lugares no tienen menos derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. ¿Cuánto vale todo este gran progreso humano si aún existen campos de concentración en el siglo XXI?", señaló en una entrevista citada por la web española.

En 2009 fue seleccionado para una estancia en la Universidad de Yale.

El breve perfil que presenta Fine Acts lo señala como fundador del grupo Street Symphony, cuyo objetivo es ofrecer "música clásica en vivo a personas con enfermedades mentales que viven en comunidades profundamente empobrecidas y marginadas de Los Ángeles".

Las autoridades españolas investigan también los contactos del mexicano, pues tanto para planear y ejecutar el asalto a la embajada como para mover a un comando de 10 personas necesitó recursos y contactos a nivel internacional.

Algunas fuentes los vinculan a Cheollima Civil Defense, organización que reivindica el asalto, que intenta derrocar a la dinastía Kim y alentar deserciones masivas en Corea del Norte.