La cancillería informó que ya se puso en contacto con los familiares de la víctima (Foto: Archivo)
La cancillería informó que ya se puso en contacto con los familiares de la víctima (Foto: Archivo)

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dio a conocer que entre las 157 víctimas que murieron en el accidente de un avión de la compañía Ethiopian Airlines, se encontraba una mujer de nacionalidad mexicana.

La Embajada de México en Etiopía informó que su personal ya se puso encontacto con los familiares de la ciudadana, a quienes ofreció todo su apoyo.

"El Gobierno de México lamenta profundamente el incidente aéreo sucedido hoy en Etiopía y expresa su solidaridad y condolencias a los familiares de las víctimas", escribió la cancillería en su cuenta de Twitter.

Ninguno de los tripulantes que viajaban a bordo del Boeing 737 logró sobrevivir. Entre las víctimas se encontraban 32 kenianos, 18 canadienses, nueve etíopes, ocho italianos, ocho chinos, ocho estadounidenses, siete británicos, siete franceses, seis egipcios, cinco holandeses, cuatro indios, cuatro eslovacos, tres austriacos, tres suecos, tres rusos, dos marroquíes, dos españoles, dos polacos y dos israelíes.

La aeronave tenía como destino la capital de Kenia, Nairobi, pero cayó a tierra poco después de despegar de Adís Adeba. De acuerdo con el presidente de Ethiopian Airlines, Teowolde GebreMariam, el avión con número de vuelo ET301 desapareció de los radares a los seis minutos de despegar, cerca de las 8:38 (6:38 GMT).

Vista general de la escena donde cayó el vuelo ET 302, al sudeste de Adís Adeba (Foto: Archivo)
Vista general de la escena donde cayó el vuelo ET 302, al sudeste de Adís Adeba (Foto: Archivo)

Poco después de despegar, el piloto Yared Getachev, quien acumulaba más de 8.000 horas de vuelo, informó a la torre de control que tenía "dificultades" y pidió regresar al aeropuerto. La petición le fue concedida, sin embargo, aún así se estrelló en la región de Bishoftu, a 60 kilómetros al sur del aeropuerto internacional Bole de Adís Abeba.

Entre las víctimas se encontraban 12 personas que viajaban a Nairobi para participar en la IV Asamblea de la ONU para el Medioambiente, que se inaugura hoy en la capital keniana y en la que participarán más de 5.000 representantes de 193 países.

Teowolde indicó que todavía es pronto para determinar las causas del accidente del avión modelo Boeing 737 Max 8, que apenas tenía cuatro meses de antigüedad.

Según el CEO de la compañía, la aeronave había volado un día antes desde Johanesburgo (Sudáfrica) y en febrero pasó su "primera y muy estricta revisión de mantenimiento". Ethiopian Airlines es la principal aerolínea de África, por su volumen de tráfico, pasajeros y destinos.

Dos accidentes muy similares en menos de seis meses

Según reportes de la cadena Al Jazeera, se confirmó la presencia de 33 nacionalidades entre los muertos (Foto: Archivo)
Según reportes de la cadena Al Jazeera, se confirmó la presencia de 33 nacionalidades entre los muertos (Foto: Archivo)

A menos de dos años de la entrada en servicio del Boeing 737-800MAX, última y más moderna versión de la venerable familia de los 737, dos tragedias aéreas ya han echado una sombra sobre la aeronave.

El primer accidente ocurrió el 29 de octubre de 2018, cuando un 737-800MAX de la aerolínea low cost indonesia Lion Air se precipitó al mar 12 minutos después de despegar de Jakarta. Murieron sus 189 ocupantes, el accidente más terrible hasta la fecha para un 737.

En ambos casos se trataba del mismo modelo de avión comercial de última generación, el Boeing 737-800MAX, y en los dos eventos las aeronaves tenían menos de seis meses de antigüedad y cayeron a tierra poco después de despegar.

Familiares de los pasajeros frente a las pertenencias de las víctimas del vuelo 610 en el puerto de Tanjung Priok en Jakarta, Indonesia (REUTERS/Beawiharta)
Familiares de los pasajeros frente a las pertenencias de las víctimas del vuelo 610 en el puerto de Tanjung Priok en Jakarta, Indonesia (REUTERS/Beawiharta)

Sobre el primer accidente, se informó que se había registrado un problema en uno de sus motores en un vuelo anterior realizado justo la noche antes del accidente, así como también una serie de desperfectos en las mediciones de su instrumental en diferentes vuelos.

Ingenieros de Lion Air supuestamente habían reemplazado sensores y arreglado el problema, habilitando el avión para retornar a sus funciones.

Entonces el vuelo 610 despegó temprano en la mañana con buen tiempo desde el aeropuerto de Jakarta con destino Pangkal Pinang, ambas ciudades ubicadas en Indonesia. Apenas 12 minutos después de dejar tierra la tripulación denunció un problema y pidió permiso para retornar a Jakarta, tras lo cual se cortó la comunicación.

El CEO de Ethiopian Airlines Tewolde GebreMariam inspecciona una boeing 737-800 MAX recién entregado (EFE)
El CEO de Ethiopian Airlines Tewolde GebreMariam inspecciona una boeing 737-800 MAX recién entregado (EFE)

El avión cayó en el mar a gran velocidad, a 34 kilómetros de la isla de Java. Murieron 181 pasajeros y 8 tripulantes.

Aunque los resultados del informe de la Comité Nacional de Seguridad en el Transporte son preliminares, al parecer una medición errónea de la velocidad y la altitud provocó que el flamante sistema automatizado MCAS, que busca impedir que el avión entre en pérdida, corrigiera la inclinación de la nariz del avión, provocando un picado.

Los pilotos, de considerable experiencia, no pudieron solucionar el problema porque no estaban correctamente entrenados en la utilización del sistema ni en su anulación, lo que generó acusaciones cruzadas entre los gremios de pilotos y Boeing por la correcta formación en el nuevo sistema.