La turista canadiense denunció el hecho ante la prensa de su país. (Crédito: theobserver.ca)
La turista canadiense denunció el hecho ante la prensa de su país. (Crédito: theobserver.ca)

Marianne Clift, una canadiense de 68 años, fue víctima de un asalto en una casa de renta de la comunidad de Bucerías, en Nayarit. Los ladrones, al parecer un hombre y una mujer, violaron la seguridad del inmueble, la sometieron y la golpearon hasta hacerla perder el conocimiento.

El caso trascendió porque la prensa canadiense ha denunciado el hecho y evidenciado las condiciones de inseguridad que prevalecen en México.

Originaria de Sarnia, una población al suroeste de Ontario, en Canadá, Clift viajó a Bucerías con su esposo para descansar un tiempo, en una casa que rentaron en esta zona turística que se ubica a medio camino entre Puerto Vallarta y la Riviera de Nayarit.

Este no era su primer viaje, pues Clift y su esposo –como muchos canadienses– pasan largas temporadas en estas playas del Pacífico mexicano, y aun tiene un familiar que ya vive en México, según narró a un diario de su país.

"Estaba muy emocionada, era una casa muy bella", declaró Cift, quien viajó de Canadá a Puerto Vallarta el pasado 4 de febrero.

La noche del día 18 Marianne se quedó sola en aquella casa porque su esposo tuvo que regresar a Canadá por un asunto de trabajo. Por la noche, cuando ya se había ido a dormir, un hombre y una mujer violaron la seguridad de la barda de 3 metros que rodea el inmueble y entraron para robar.

"Creí que estaba en una pesadilla, pero había un hombre ahorcándome el cuello y yo simplemente no podía gritar", narró Clift sobre lo sucedido.

En algún momento, el hombre quitó la mano de su cuello y la mujer comenzó a pedir ayuda. El asaltante la golpeó tan fuerte que la dejó inconsciente y le provocó severos moretones y sangrado en la órbita de sus ojos, mejillas y cuello.

Al despertar, los asaltantes ya se habían ido. Se llevaron su celular, dinero, tarjetas, las llaves de la casa, su pasaporte y otros artículos de valor. Como pudo, Clift salió a la calle a pedir ayuda y caminando llegó hasta la casa de familiar, adonde llegaron los servicios de emergencia para atender sus heridas. Tuvieron que coser con 6 puntadas un corte de navaja en su mejilla.

Marianne Clift denunció el asalto ante las autoridades locales en Nayarit y recurrió al consulado de su país para reponer su pasaporte y poder regresar a Sarnia, donde su familia la esperaba.

"No espero que encuentren a los agresores, no soy nadie, sólo soy una turista. Pero me siento afortunada de seguir con vida", declaró a la prensa canadiense, que publico esta historia con gran impacto en Puerto Vallarta y la Riviera de Nayarit, donde reside una importante comunidad de canadienses y estadounidenses jubilados.

Esta zona es una de las pocas en México que no está en la lista de alertas de viaje emitidas por el gobierno de Estados Unidos para sus ciudadanos. No obstante, Nayarit fue uno de los estados donde más aumentó la inseguridad en los últimos dos años.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: