La persona que ofrece el cachorro de león a los turistas, ya ha sido sancionada anteriormente (Foto: Change.org)
La persona que ofrece el cachorro de león a los turistas, ya ha sido sancionada anteriormente (Foto: Change.org)

Desde octubre de 2018, en la turística Quinta Avenida de Playa del Carmen, en Quintana Roo, un hombre ofrece a los visitantes tomarse fotografías con un cachorro de león al que aparentemente mantiene sedado para que no espante a los potenciales clientes, denunciaron activistas.

A través de una petición en la plataforma electrónica Change.org, defensores de los animales señalaron que ya se presentó una denuncia ante la Policía Turística, instancia que ignoró su queja por tratarse presuntamente de un hombre llamado Félix Sandoval, al que se le liga con autoridades municipales por haber participado en distintas campañas políticas.

"No es la primera vez que Félix Sandoval intenta sacar provecho de la explotación animal, ya que anteriormente contaba con un establecimiento comercial de nombre "Animalandia", que ofrecía toma de fotografías con animales exóticos en la vía pública…¿en dónde?…en la Quinta Avenida de Playa del Carmen", señala la petición.

Según activistas, el cachorro pasa la mayor parte del tiempo sedado (Foto: Change.org)
Según activistas, el cachorro pasa la mayor parte del tiempo sedado (Foto: Change.org)

El negocio al que hace mención la petición fue clausurado temporalmente en 2013 por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

"Pero esto no le bastó al explotador de animales, pues el comercio registrado ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), incumplió los términos y condiciones tanto del registro así como del plan de manejo que marca la Ley en 2014, 'toda vez que la exhibición de animales era llevada a cabo en vía pública y no dentro del local como era lo establecido'".

Según la petición, "la Profepa constató que en el local contaba con cachorros de león, tigre y jaguar menores a los 3 meses de edad".

Sandoval Jiménez fue sancionado en 2014 con 145.00 pesos (USD 7.563), además de decomisarle ocho animales en su negocio, al que se le revocó su registro.

"La mayoría de estos animales son arrebatados de sus madres desde cachorros y pasarán toda su vida en cautiverio. No solo eso, muchos provienen de la venta ilegal realizada por cazadores furtivos. Por si fuera poco, para aparecer como un bonito accesorio en las fotos con los turistas, son cruelmente sedados. Cuando dejan de estarlo, padecen de abuso físico y estrés constante", señala la petición.

Sin embargo, según los activistas, se mantiene en esta actividad explotando animales como atractivo turístico.

La petición ha conseguido hasta ahora más de 58.000 firmas y busca llegar a las 75.000.  La mayoría de los signantes se pronuncian a favor del respeto a la libertad de los animales.