El partido Morena en la Cámara de Diputados aprobó el 5 de noviembre la ley que pone tope a los salarios de funcionarios públicos.
El partido Morena en la Cámara de Diputados aprobó el 5 de noviembre la ley que pone tope a los salarios de funcionarios públicos.

Como consecuencia de la recién aprobada ley que recortará los salarios de servidores públicos para que nadie gane más que el presidente de México, la semana pasada renunciaron en un solo día 45 altos funcionarios de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), órgano de regulación del sistema financiero mexicano.

La salida de este grupo de expertos financieros se suma a la renuncia que ya habían presentado otros 4 vicepresidentes y 7 directores generales, según informaron fuentes de la CNBV citados por el diario La Jornada.

Los 45 mandos de la CNBV renunciaron todos el jueves 15 de noviembre, casi dos semanas después de que el partido Morena en el Congreso aprobara la Ley Federal de Remuneraciones de Servidores Públicos, que pone tope a los salarios de altos funcionarios al disponer que nadie gane más que los 108,000 pesos (unos 5.400 dólares) que Andrés Manuel López Obrador se ha asignado como presidente.

Las comisiones reguladoras son organismos especializados en la supervisión de bancos, casas de bolsa, casas de cambio, aseguradoras, afianzadoras y administradoras de fondos de pensión.

La reciente renuncia de 40 funcionarios de la CNBV, el jueves 15 de noviembre, coincidió con el primer pago de nómina ajustado con base en la ley que reduce los salarios y suprime prestaciones.

El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, reducirá 60% su salario respecto de lo que gana Enrique Peña Nieto.
El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, reducirá 60% su salario respecto de lo que gana Enrique Peña Nieto.

Tras amparos

En otras dependencias de la administración pública federal también ha habido consecuencias.

Al menos 297 empleados públicos de confianza han recurrido a despachos de abogados en busca de asesoría para tramitar amparos contra el recorte de sus salarios.

La firma Trusan & Roma informó, por ejemplo, que han recurrido a sus abogados personal de la administración pública federal y del Poder Judicial.

También 40 servidores públicos del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares están "interesados en tener mayor información de su propuesta de amparo", según un correo electrónico que cita el diario Excélsior.

En la administración pública federal, al menos 70% de las plazas las ocupan personal de confianza, entre ellos mandos altos y medios. Muchos de ellos tenían percepciones de entre 140.000 y 220.000 pesos mensuales (entre 7.000 y 11.000 dólares, aproximadamente).

Con la nueva Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, sus ingresos deberán reducirse por debajo de los 180.000 pesos y perderán además compensaciones y prestaciones.

Quienes ganan menos de 108 mil pesos mensuales están buscando ampararse para no perder sus compensaciones, como seguros de gastos médicos mayores, seguros de vida y de separación individualizado.

Los directivos que sí ganaban más de esa cantidad están buscando jubilarse de manera anticipada o de plano exigen su liquidación.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: