José Antonio Elena fue asesinado hace 6 años en la frontera que divide a los estados de Sonora y Arizona (Foto: Alliance For Global Justice)
José Antonio Elena fue asesinado hace 6 años en la frontera que divide a los estados de Sonora y Arizona (Foto: Alliance For Global Justice)

Oficiales y testigos lo acusan de haber estado lanzando piedras a los agentes de la patrulla fronteriza desde las rendijas de la barda metálica que separa a Nogales, en el estado de Sonora, en México, con Estados Unidos.

Ese 10 de abril de 2012, José Antonio Elena Rodríguez, de 16 años, recibió como respuesta algo más que una pedrada: fue asesinado de 10 tiros por Lonnie Swartz, oficial de la patrulla fronteriza.

Seis años después, su abuela, Taide Elena, no deja de ir a poner flores a la tumba de José, y confía que ahora que el presunto responsable está sometido a juicio, sea "Dios quien lo perdone, porque yo no…mató a Toñito con 10 tiros en la espalda".

Organizaciones de protección a migrantes se han sumado al reclamo de justicia (Foto: Alliance For Global Justice)
Organizaciones de protección a migrantes se han sumado al reclamo de justicia (Foto: Alliance For Global Justice)

El caso generó titulares en México y Estados Unidos, detonó todo un debate sobre la migración en la frontera y sobre el respeto a los derechos humanos. Se estima que esta semana el jurado emita su veredicto.

Ha sido un arduo viaje legal. Pasaron dos años y medio para que Swartz fuera procesado, otros tres para ir a juicio; el jurado lo encontró inocente de asesinato en segundo grado.

Sin embargo, no llegaron a un veredicto sobre los cargos de homicidio en abril de este año, por lo que ahora la oficina del fiscal del gobierno de los Estados Unidos ha estado trabajando para probar el homicidio voluntario e involuntario en las últimas cuatro semanas.

Su abuela espera que la justicia llegue, porque el perdón, es complicado (Alliance For Global Justice)
Su abuela espera que la justicia llegue, porque el perdón, es complicado (Alliance For Global Justice)

La defensa argumentó que la razón por la que Swartz disparó las 16 balas en 34 segundos fue porque temía por su vida. ¿Por qué? Debido a las rocas que vienen sobre la valla de la frontera internacional. Rocas con las que muchos dudan que Rodríguez tuviera algo que ver.

"Si no se logra un veredicto de culpabilidad en este juicio, creo que los agentes de la patrulla fronteriza de primera línea lo interpretarán como una temporada abierta para los jóvenes latinos en la frontera que pueden estar involucrándose en una conducta indebida que de ninguna manera justifica una fuerza letal". dijo James Tomsheck, quien se desempeñó como jefe de asuntos internos en la Aduana y la Patrulla Fronteriza hasta 2014.

Art Del Cueto,vicepresidente del Consejo Nacional de Patrulla de Fronteras -el primer sindicato en respaldar a Donald Trump- cree que el uso de la fuerza de Swartz estaba perfectamente justificado. "Las rocas pueden matarte", dijo, haciendo eco de la afirmación de Donald Trump a principios de este mes cuando envió a miles de soldados estadounidenses a la frontera para evitar el ingreso ilegal de migrantes.

"El sindicato representa a Lonnie Swartz porque creemos que es inocente. Creo que Lonnie hizo lo correcto ", dijo Del Cueto.

Un día antes de las declaraciones finales, Elena asumió el cargo de testigo final del caso y se enfrentó a preguntas de la fiscal Mary Sue Feldmeier, quien le cuestionó:

-¿Con qué frecuencia viste a José Antonio?"

-Todos los días, Incluido el día antes de su muerte".

-¿Y dónde vivió?

-Conmigo. En el hogar crié a mis hijos y nietos durante 42 años.

La mujer luchó contra la imagen de las drogas y la violencia que la defensa había conjurado sobre su nieto, con las descripciones de una casa de adobe y madera, riendo cuando le preguntaron que era elegante," ¿Lujoso? Pues no, "dijo ella.

Todos los modelos que la defensa ha desarrollado alegan que José Antonio estaba lanzando piedras con su mano derecha.

Para Elena, la justicia es más simple: Swartz debería estar en prisión por asesinar a su nieto. Mientras el jurado se decide en los próximos días, Elena continuará encendiendo velas en el altar que hizo para su José.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: