Al menos 48 manatíes han aparecido muertos en lagunas y ríos de Tabasco (Foto: Especial Archivo)
Al menos 48 manatíes han aparecido muertos en lagunas y ríos de Tabasco (Foto: Especial Archivo)

En las autopsias  que se realizó a 48 manatíes que fallecieron de forma misteriosa en el estado de Tabasco se encontraron restos de cuatro tipos de algas tóxicas, mismas que podrían haber ingerido por hambre.

A su vez, se descubrió la presencia de algunos metales pesados, pero los niveles eran tan bajos que fueron considerados como factores de bajo riesgo, según suscribió la Secretaría de Medio Ambiente y de Recursos Naturales.

Aunado a esto, el calor y la sequía pudieron fungir como factores indispensables para el deceso de estos animales.

En su momento un grupo de activistas expresó su preocupación por el uso de pesticidas o de que hubiera alguna fuga en un pozo petrolero el causante de la muerte de estos mamíferos en el litoral del Golfo de México.

La Agencia de noticias Associated Press refirió que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa)  informó que el Comité Interinstitucional para la atención de la contingencia concluyó que la posible causa de la mortandad se debió a una combinación de factores que los llevó al estrés y esta les causó en realidad la muerte.

Especialistas y pobladores pusieron en marcha acciones para rescatar a manatíes vivos y resguardarlos en tanto investigan qué los está matando (Foto: Archivo)
Especialistas y pobladores pusieron en marcha acciones para rescatar a manatíes vivos y resguardarlos en tanto investigan qué los está matando (Foto: Archivo)

"Los múltiples factores se debieron a un proceso en el que concurrieron la presencia de patógenos diversos en los manatíes, la toxicidad de metales pesados en el ambiente, plaguicidas y las condiciones ambientales presentes en el periodo, como sequía, altas temperaturas, retraso de la época de lluvias y condiciones en agua de alcalinidad y exceso de nutrientes", se detalló en el informe presentado.

Lo anterior favoreció un florecimiento de algas nocivas generadoras de cianotoxinas, que provocó una situación de estrés y como consecuencia la muerte de los sirénidos y otras especies como pez diablo y carpas herbívoras.

Entre el 18 de mayo y 26 de octubre del 2018, se encontraron 48 cadáveres de manatíes, en el estado de Tabasco, según Profepa.

Este hecho propició que el Comité para la Atención de la Contingencia realizara 35 estudios a muestras de organismos de agua, sedimentos, plantas en laboratorios del Senasica, Imta, Conagua, Itbc, la Facultad de Medicina Veterinaria de la UNAM, CINVESTAV, SERNAPAM y otros privados con el fin de determinar la causa probable de la mortandad de estos animales.

Estos estudios fueron en  materia de patología, toxicología, bacteriología, biometría hemática, bioquímica, serología e inmunología.

Los estudios y monitoreo del área determinaron un ambiente contaminado y condiciones climáticas adversas, además de la presencia de cuatro especies de cianofíceas (algas verde-azuladas), generadoras de cianotoxinas de alta peligrosidad.

Las cianofíceas que son la principal vía de intoxicación no sólo de manatíes, sino de otros peces y especies; ya que estas al ser ingeridas sueltan elementos cítricos.

Entre los meses de julio y agosto se registró la mayor incidencia de cadáveres en la zona. Y más de la mitad de estos pertenecían a especies jóvenes o pre adultos, con longitudes menores de 2.6 metros.

Las algas presentes en la zona fueron la causantes de estas pérdidas (Foto: Archivo Especial)
Las algas presentes en la zona fueron la causantes de estas pérdidas (Foto: Archivo Especial)

En su momento las hipótesis planteadas sobre los fallecimientos eran ataques entre congéneres por épocas de apareamiento, intoxicación por pesticidas y agroquímicos, cianobacterias y falta de alimento o desnutrición, así como contagios de agentes patógenos y embarcaciones que pudieron haberlos lastimado.

Y en esos estudios los resultados de laboratorio arrojaron la presencia de metales pesados como cadmio y cromo en los cadáveres de manatíes y en peces; y en el agua, raíces y sedimentos se encontró rasgos de metales como el aluminio, vanadio, cadmio, cromo y níquel.

Pero las concentraciones de estos contaminantes eran tan bajas que no es posible y están dentro debajo del límite de las normas permisibles mexicanas, por lo que se descartó como la causa de muerte.

Pero se determinó en un segundo estudio que el florecimiento de algas nocivas, la sequía, altas temperaturas, coloración del agua son la causa real de estos decesos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: