Pobladores y transportistas del municipio de Coyuca de Catalán, en la peligrosa región de la Tierra Caliente de Guerrero, atacaron con piedras y palos un hotel donde se alojan agentes de la Gendarmería Nacional.

La gente denunció que los elementos de la Gendarmería, pertenecientes a la Policía Federal, cometen robos y abusos de poder en la región al catear casas  sin ordenes judiciales y aprovechar para saquearlas.

Para exigir su salida, habitantes del municipio y transportistas se concentraron primero en el puente que une los municipios de Coyuca y Pungabarato, en Ciudad Altamirano, donde bloquearon el paso de los vehículos.

De allí se trasladaron al hotel donde se hospedan los elementos y comenzaron a gritar consignas en su contra, lazaron piedras y palos y ocasionaron daños en los inmuebles.

En cartulinas expresaron su repudio a la presencia de la Gendarmería y a gritos advirtieron que entrarían al hotel para catearlo y sacar las cosas robadas.

Durante más de 10 minutos la gente lanzó piedras, botellas y otros objetos al hotel y al autobús que utilizan los policías para trasladarse. Algunas de esas imágenes quedaron captadas en videos compartidos en redes sociales.

Los gendarmes tuvieron que salieron del hotel con equipo antimotín para dispersar a la gente concentrada en el lugar. Los pobladores se dispersaron al llegar el Ejercito en apoyo de los federales.

En un comunicado, el vocero del Grupo Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez Heredia, condenó el ataque y pidió a la población acudir al Misterio Público para presentar las denuncias correspondientes.

Las autoridades han asegurado que detrás de este tipo de manifestaciones está el crimen organizado, que paga a los pobladores por organizar protestas en su contra.

Los pobladores aseguran que los elementos federales realizan cateos sin órdenes judiciales.
Los pobladores aseguran que los elementos federales realizan cateos sin órdenes judiciales.

Así lo aseguraron a finales de mayo, al cabo de una manifestación pacífica en la que los pobladores ya acusaban presuntos abusos de la gendarmería.

En aquella ocasión, Álvarez Heredia aseguró que las protestas son consecuencia de los operativos de las fuerzas federales en la región de Tierra Caliente y de las detenciones de miembros del grupo criminal de La Familia Michoacana.

La Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSPE) incluso aseguró que se trataba de una "narco manifestación".

La Gendarmería federal arribó a Coyuca de Catalán después del asesinato del  candidato Abel Montúfar Mendoza y la emboscada de patrullas del Ejército en que murieron 3 militares.

Este tipo de episodios también han ocurrido en estados como Tamaulipas, donde se comprobó que la organización delictiva de Los Zetas pagaba a la gente para bloquear carreteras y manifestarse en contra del Ejército.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: