Logan no podía moverse de la cintura hacia abajo. (Video: UNAM)

Cuando era apenas un cachorro, Logan, un bulldog inglés, fue rescatado de un criadero. Tenía una displasia de cadera que le impedía tener movilidad de la mitad del cuerpo hacia abajo.

Para tratar de aliviar su tristeza, Erick, su dueño, lo llevaba todos los días a un área común cercana al estadio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la capital del país, en la que los estudiantes practican caporeira.

El can lo esperaba recostado sin poderse mover. La primera vez que se pudo levantar tenía 9 meses y lo que lo hizo lograr lo imposible fue ver una patineta.

Ahora nada separa al can de su patineta. (Foto: UNAM)
Ahora nada separa al can de su patineta. (Foto: UNAM)

Mientras esperaba Erick vio que un joven salía de la Biblioteca Central del Campus universitario, pasó frente a él en su patineta y se levantó para tratar de alcanzarlo y ahí empezó el romance de Logan con las patinetas.

"Es un orgullo tener un perro que todo mundo en Ciudad Univeristaria, gracias a él hago más amigos todos los días", dice Erick.

"Yo no lo rescaté, ambos pasamos por cosas difíciles y nos encontramos, así nos llevó la vida. Y hoy, Logan está más fuerte que nunca", describió.

LEA MÁS: