Un 87,4% de los presos en México han tenido que pagar sobornos a guardias para hacer llamadas telefónicas o recibir cosas como alimentos, colchones o cobijas, revela un sondeo difundido por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El nivel de corrupción de las hacinadas y desprotegidas cárceles mexicanas es notorio, y este reciente sondeo de más de 64.000 reclusos en 338 cárceles.

Un 36% de los reclusos dicen que han tenido que pagar sobornos a otros presos que en efecto son los que tienen el poder en algunas de las penitenciarías.

Un 50% dijo que ha tenido que pagar sobornos a cambio de dispositivos eléctricos, y un 26% dijo que ha tenido que pagar para tener artículos electrónicos como por ejemplo teléfonos celulares, que están prohibidos en muchas cárceles.

Según la encuesta, un 24,6% dijo que ha sufrido heridas, el 20,1% dijo que ha sido víctima de extorsiones y el 18,3% dijo que ha recibido amenazas.

LEA MÁS: 

Con información de AP