“Muñeca”, la pintaron de azul, la mataron y se convirtió en emblema de una campaña en las redes contra el maltrato animal

La muerte de una cachorra que fue víctima de una brutal agresión en el estado de Michoacán, en el occidente de México, despertó el enojo de miles de ciudadanos que a través de las redes sociales piden castigo para el supuesto responsable, quien presumió en Facebook del maltrato al que había sometido a Muñeca.

La perrita, a la que las redes llaman ya "la Perrita Azul", fue rescatada de un aljibe donde la dejaron los agresores después de haberla bañado con pintura de aceite de color azul, herido con un picahielo y obligado a tragar solventes, según reveló la autopsia.

"Pedimos justicia para Muñeca, no conformes con bañarla en pintura, se la hicieron tragar, además tragó solventes, fue apuñalada con un picahielos y aventada a un aljibe… Es por eso que pedimos que los culpables de estos actos sean castigados, recordemos que hoy fue una indefensa perrita, mañana puede ser una persona", destaca una petición en la plataforma Change.org para que se sancione penalmente a los responsables. Hasta ahora han firmado más de 40.000 personas.

Hace unos días, un usuario de Facebook presumió de fotos con la cachorra pintada de azul, burlándose de lo bien que le había quedado, pero ante los ataques eliminó su perfil.

El caso llegó hasta la Procuraduría General de Justicia de Michoacán, que el martes entregó a los dueños el cuerpo de la cachorra, que no se pudo salvar a pesar de los esfuerzos realizados por veterinarios.

Sus propietarios, quienes no aclararon cómo había desaparecido la perrita, interpondrán una denuncia por maltrato y crueldad animal en contra de quien resulte responsable.

El artículo 311 del Código Penal de Michoacán fija seis meses de cárcel y entre 20 y 200 días de multa para los responsables de maltrato animal.

LEA MÁS: