Greta Thunberg, a bordo del barco que la traslada a Portugal (Reuters)
Greta Thunberg, a bordo del barco que la traslada a Portugal (Reuters)

La cumbre climática COP25 inició este lunes en Madrid con todos los focos puestos en los mandatarios y autoridades que llegaron a la capital española, con un protagonismo que podrían perder en los próximos días con la llegada de Greta Thunberg, la joven activista que no pudo llegar a tiempo al inicio del foro.

La fecha no estaba definida por las complicadas condiciones meteorológicas que ha afrontado la adolescente, de 16 años, a bordo del catamarán sin emisiones de carbono con el que cruza el océano Atlántico, firme en su negativa a usar aviones por sus efectos contaminantes.

Día 18. ¡Aceleramos hacia Europa! El tiempo estimado de llegada ahora mismo es la mañana del martes. Llegaremos al muelle de Alcántara, Lisboa. ¡Estamos deseando verlos allí!”, escribió la noche del domingo desde el mar, con una imagen de las olas golpeando la embarcación.

La estimación actual es que pase en Lisboa apenas 24 horas, por lo que algunos planes iniciales, como su visita al Parlamento portugués antes de poner rumbo a Madrid para participar en la cumbre del clima, están prácticamente anulados, un contratiempo que no ha frenado a los diputados.

Sin embargo, el plazo todavía es amplio para que Greta participe en la cumbre, ya que dura casi dos semanas, hasta el viernes 13. Allí, podrá volver a dar enérgicos discursos, como los que dio en la Conferencia del Clima en la ONU. Esta vez no se cruzará con Donald Trump, quien no envió a ningún funcionario de alto nivel de su gobierno.

Greta Thunberg en la ONU

Los planes de la activista se trastocaron cuando Chile desistió de la organización del evento, ante las incesantes protestas que se desarrollan en el país. Así, tuvo que buscar antes de lo pensado una embarcación ecológica que pueda ayudarla a cruzar de regreso el Atlántico.

Su negativa a montarse en un avión, por los altos índices de contaminación que genera, reducen las opciones al tren, el autobús o el coche, ya sea particular o compartido para estar en Madrid lo antes posible.

En el caso de que eligiera hacerlo en cuatro ruedas, la opción a priori más ecológica sería hacerlo en un vehículo eléctrico. Un modelo Tesla podría llevarla en ocho horas, por lo que llegaría a la capital española no antes del miércoles o incluso jueves, dependiendo de lo cargada que sea su agenda en Portugal.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: