Las adherentes a BirthStrike se niegan a procrear sin una solución política a la tragedia ambiental
Las adherentes a BirthStrike se niegan a procrear sin una solución política a la tragedia ambiental

Blythe Pepino es cantante y, hace dos años, cuando se enamoró de Joshua, sintió una suerte de urgencia por tener hijos con él. Sin embargo, sus sentimientos no acompañaron a sus ideas. "Me di cuenta de que aunque quería tener una familia no contaba con la fuerza para hacerlo", dijo a The Guardian. "No sé si puedo", le explicó a su novio. "Si no hay voluntad política de arreglar esto, no creo que realmente tengamos una oportunidad".

Esto es el cambio climático. Y aunque no se animaba a comentar en público su temor a llevar adelante un embarazo, pronto comenzó a percibir que lo mismo le pasaba a otras mujeres que sentían miedo de ver que sus hijos tenían vidas catastróficas en un planeta devastado por el calentamiento global.

"Comenzó un grupo en Facebook, llamado #Birthstrike, para difundir la idea; en pocos días unas 90 mujeres se habían sumado", relató Fast Company. "Aunque algunas pueden estar motivadas en parte por el hecho de que su elección limita las emisiones de carbono —un estudio reciente encontró que no tener hijos es una de las formas más efectivas de limitar el impacto ambiental individual—, la motivación subyacente es evitar traer un niño a un mundo donde podrían sufrir".

“Debido a la severidad de la crisis ecológica”, estas mujeres se niegan a engendrar hijos (Getty)
“Debido a la severidad de la crisis ecológica”, estas mujeres se niegan a engendrar hijos (Getty)

Pepino formó en el Reino Unido, donde vive, BirthStrike, una organización voluntaria de mujeres, en la que también participan hombres, que han decidido no tener hijos en respuesta al "desmoronamiento del clima y el colapso de la civilización". En dos semanas unas 140 personas, en su mayoría mujeres británicas, manifestaron su decisión de no traer niños a un mundo que peligra, con la esperanza de que su activismo produzca cambios que les permitan revertir esa elección.

"Nosotras, las que aquí firmamos, declaramos nuestra decisión de no tener hijos debido a la severidad de la crisis ecológica y la actual inacción de los gobiernos ante esta amenaza existencial", dice la declaración del movimiento. Entre sus motivaciones destacan "la inseguridad ante el futuro" y "desesperanza por la relación entre nuestra especie y su hábitat".

Para su generación —Pepino tiene 33 años— imaginar el futuro es más difícil que para la de sus padres, ya que antes que las cuestiones individuales, e incluso que las sociales, se le plantea la pregunta por la viabilidad de la Tierra.

Blythe Pepino, cantante de 33 años, es la organizadora original de BirthStrike (ITV)
Blythe Pepino, cantante de 33 años, es la organizadora original de BirthStrike (ITV)

"Nuestro planeta ha ingresado en una sexta extinción masiva debido al impacto humano en el medioambiente", sigue la declaración. "BirthStrike se manifiesta en solidaridad con el movimiento por la justicia ambiental y la comunidad académica y científica". Enfatiza su creencia en "los actos de rebelión y los cambios generales del sistema para salvar nuestro futuro con urgencia".

Las huelguistas de parto no alientan, sin embargo, el proselitismo de su decisión. "BirthStrike se manifiesta en compasiva solidaridad con todos los padres y madres, celebra su elección y no pretende juzgar a nadie que piense en tener hijos", explica el documento.

También se oponen a priorizar "las formas de control de la población por encima del cambio del sistema para detener la crisis ambiental", y las critican. "Aún con políticas drásticas, draconianas, de eugenesia para la reducción de la población, que son completamente inmorales, no nos salvaríamos", explicó Pepino al Guardian. "Tenemos que cambiar la manera en que vivimos".

BirthStrike tiene presencia en todas las redes sociales
BirthStrike tiene presencia en todas las redes sociales

En los Estados Unidos, la congresista demócrata Alexandra Ocasio-Cortez habló del tema como parte de su campaña por un Green New Deal: "Es básicamente un consenso científico que la vida de nuestros niños va a ser muy difícil, lo que lleva a los jóvenes a una pregunta legítima: ¿está bien tener hijos?", dijo en Washigton DC.

Alice Brown, de 25 años, vocera de BirthStrike, sintió alivio al ver que el tema también surgía al otro lado del Atlántico: "Me hizo sentir más confiada y acaso más legitimada en aquello de lo que hablo: alguien expuesto a la luz pública, que toma la crisis con la seriedad que merece, está diciendo lo mismo", comentó al periódico británico.

Brown fue niñera y tener hijos estaba al tope de su lista de cosas para hacer en la vida. Sin embargo, comenzó a tener dudas cuando una niña a la que cuidaba desarrolló una alergia muy dura como resultado de la contaminación.

Alice Brown, de BirthStrike, considera la posibilidad de adoptar, pero no la de un embarazo (ITV)
Alice Brown, de BirthStrike, considera la posibilidad de adoptar, pero no la de un embarazo (ITV)

El informe sobre la enorme caída en la cantidad de especies de insectos y "el lenguaje de emergencia" de la comunidad científica la llevaron a la decisión. Ahora piensa en adoptar, aunque no deja de preguntarse por el "modo supervivencia" en el que teme que vivirán los humanos del futuro cercano.

"No estamos tratando de resolver las cosas mediante BirthStrike", concluyó Pepino. "Estamos tratando de difundir la información". El movimiento se podría sintetizar en la frase "Está bien hacer esta elección, pero no está bien tener que hacer esta elección". Nadie tendría que tener miedo de crear más vida en el planeta, dijo, y espera que las autoridades políticas y económicas del mundo les den a las huelguistas de parto "la oportunidad de cambiar de opinión".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: