El tribunal constitucional de Taiwán declaró en mayo del año pasado que las parejas del mismo sexo tenían derecho a casarse legalmente y establecía un plazo de dos años para la legalización.

Sin embargo, la autoridad electoral de Taiwán aprobó las peticiones de referéndum contradictorias de los grupos conservadores y de derecha.

Du Yueting, de 42 años, prepara el desayuno para su novia Zhang Tongyu, de 35 años, para ir a trabajar temprano en la mañana en su restaurante, en la ciudad de Nueva Taipei, Taiwán, el 20 de noviembre de 2018.

Fue un largo debate entre Du y Zhang sobre si  pintar los colores del arco iris en las paredes de su restaurante. "Estaba realmente preocupado por eso … La exhibición pública de nuestra orientación sexual puede ser bastante controvertida y me preocupaba que pudiera afectar nuestro negocio", dijo Zhang.

La pareja, finalmente, decidió seguir adelante. "Serviremos a aquellos que estén dispuestos a venir a nuestro restaurante. Para aquellos que no lo hagan, no nos arrepentiremos de haberlos perdido", dijo Du.

Los taiwaneses votaron el pasado sabado 24 de noviembre a favor de una propuesta para que se reconozca el matrimonio como una unión exclusivamente entre un hombre y una mujer.

La propuesta presentada en referéndum cosechó unos siete millones de votos, mucho más que el apoyo que recibió la proposición favorable al matrimonio homosexual.

Yu Nanxian, de 66 años, propietario de Hans Men's Sauna, revisa el baño de su sauna, en Taipei, Taiwán, el 14 de noviembre de 2018.

Una habitación dentro de Hans Men's Sauna.

Ubicado en un callejón en el corazón de Taipei con banderas de arco iris que conducen a las escaleras, el propietario de una casa de baños para hombres de décadas de antigüedad, dijo que su negocio ahora está lleno y recibe muchos clientes del extranjero.

"No estoy muy preocupado por mi negocio", dijo Nanxian. "Una vez que eres un hombre gay, siempre serás un hombre gay, sin importar el resultado del referéndum".

La justicia taiwanesa había allanado en 2017 el camino para las uniones gay, decisión que no fue implementada. Desde entonces, los opositores de la medida se organizaron para pedir un referéndum, y lo mismo hicieron los defensores.

Nanxian ocultó su orientación sexual durante 15 años mientras estaba casado con una mujer. Después del divorcio, él y algunos amigos comenzaron el sauna.

Los libros se encuentran en los estantes de la librería Gin Gin, un centro para activistas de los derechos LGBT, en Taipei, Taiwán, el 16 de noviembre de 2018.

Yang Pingjing, de 45 años, uno de los dueños de la librería Gin Gin, un centro para activistas de los derechos LGBT. La librería vende literatura homosexual, así como juguetes sexuales y recuerdos.

Fue atacado por la policía en 2003 y 500 revistas fueron incautadas. "Hemos peleado una larga pelea y ahora tenemos clientes leales que vienen a nuestra tienda al menos una vez al año de todas partes del mundo", dijo Pingjing.

Winson Lo, de 44 años, dueña de T-Kingdom, una compañía que fabrica camisetas compresoras, corta tela para hacer sujetadores en su estudio en Taipei, Taiwán, el 15 de noviembre de 2018.

"Hubo mucha discriminación hacia la comunidad LGBT, pero al crecer, ahora es diferente, la gente acepta más ", dijo Lo. "Comencé a atarme el pecho durante la escuela secundaria".

"En esos días, solo podíamos usar vendajes, pero algunos amigos míos querían los sujetadores más apretados y usaban  cinta adhesiva".

"El uso de la cinta puede doler mucho, no es cómodo y huele mal. Por mi necesidad, comencé a buscar camisas compresoras, y finalmente, comencé mi propia compañía".

Austin y su novio Lin Chinxuan tienen el estudio Hiwow dedicado a  fotografiar parejas LGBT.

"Nuestros clientes son en su mayoría parejas del mismo sexo del extranjero, incluyendo Hong Kong, Singapur, China y Malasia", dijo Haung, quien espera convertir su trabajo secundario en un negocio de tiempo completo dirigido a recién casados ​​homosexuales de toda la región.

"Taiwán es un lugar tranquilo para hacer las sesiones fotográficas … Si hicieran esto en su propio país, se preocuparían por ser identificados o por que la gente que los mira"

La capital de Taiwán, Taipei, tiene un desfile anual del orgullo gay que muestra su comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT).

La celebración de una semana en octubre, es considerada la más grande de la región.

Según el diario Taipei Times, el evento contribuyó con más de $ 3.3 millones a la economía.  Las empresas relacionadas con LGBT están prosperando en Taiwán, donde la actitud liberal la ha hecho ganar una reputación como la "capital gay" de Asia.

(Fotos: Reuters – Texto: AFP/REUTERS)