Miércoles de Ceniza: así se vive el inicio de la Cuaresma en México

Es una temporada de reconciliación que los fieles en el catolicismo adoptaron desde el siglo IV d.C.

Desde temprana hora, los católicos acuden a las iglesias. (FOTO: ARTEMIO GUERRA BAZ / CUARTOSCURO)
Desde temprana hora, los católicos acuden a las iglesias. (FOTO: ARTEMIO GUERRA BAZ / CUARTOSCURO)

Oración, ayuno y abstinencia son tres acciones que este día debe adoptar la comunidad católica para cumplir con el Miércoles de ceniza, fecha con la que recuerdan el inicio de la cuaresma y la preparación para una de las conmemoraciones más importantes de sus creencias: la Pascua.

La cuaresma es una temporada de reconciliación que los fieles en el catolicismo adoptaron desde el siglo IV d.C., está conformada por 40 días previos a lo que ahora conocemos como pasión, muerte y resurrección de Jesús. Este tiempo justamente recuerda a los 40 días que el hijo de Dios ayunó por el desierto antes de su muerte.

Es un tiempo de prueba, transición o castigo, como lo vemos en los 40 días de lluvia en el diluvio”, se explica en el suplemento católico, Desde la Fe.

En el mismo texto religioso se informa que el número 40 tiene un simbolismo especial en cuanto a tiempo, ya que resalta en otros episodios como los 40 días que duró el diluvio, los 40 años que el pueblo judío vagó por el desierto tras desconfiar de Dios o la travesía del profeta Elías y Moisés en la montaña.

Católicos en Miércoles de Ceniza. (FOTO: TERCERO DÍAZ /CUARTOSCURO)
Católicos en Miércoles de Ceniza. (FOTO: TERCERO DÍAZ /CUARTOSCURO)

“Los 40 días que la Iglesia propone para hacer penitencia nos recuerdan un camino de prueba y purificación para aprender a ser fieles a Dios, como lo fue Nuestro Señor Jesucristo al final de sus cuarenta días por el desierto”, reiteró el mismo suplemento.

Para la Iglesia Católica “el número cuatro simboliza el universo material, seguido de ceros significa el tiempo de nuestra vida en la tierra, seguido de pruebas y dificultades”.

Como cada año, la Cuaresma inicia con el Miércoles de Ceniza y concluirá el próximo 9 de abril, justo antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. Los días siguientes son: el Viernes Santo, Sábado de Gloria y el Domingo de Resurrección.

“El color litúrgico de este tiempo es el morado que significa luto y penitencia. Es un tiempo de reflexión, de penitencia, de conversión espiritual; tiempo de preparación al misterio pascual”, recomendó la Agencia Católica de Informaciones (ACI Prensa).

El mismo organismo añadió que también se debe arrepentirse de los pecados cometidos y cambiar algo en nuestras personalidades para ser mejores y vivir más cerca de Cristo.

El Miércoles de Ceniza marca el inicio de la Cuaresma. (FOTO: ARTEMIO GUERRA BAZ / CUARTOSCURO)
El Miércoles de Ceniza marca el inicio de la Cuaresma. (FOTO: ARTEMIO GUERRA BAZ / CUARTOSCURO)

Durante esta temporada hay dos actividades que deben adoptarse: el ayuno y la abstinencia, es así que el primero es únicamente para el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo; mientras que la segunda es para todos los viernes de la cuaresma, días en que no se podrá comer cualquier tipo de carne, incluyendo la de pollo.

Ayunar materialmente significa no comer. Abstinencia materialmente significa no comer carnes. Se hacía excepción de los productos del agua no porque fueran más o menos puros que las carnes, sino porque estaban al alcance de los pobres”, se recalcó en el suplemento Desde la fe.

La celebración del Miércoles de Ceniza se instauró desde los primeros siglos del cristianismo. En aquella época, el sacerdote recibía a los pecadores en una asamblea penitencial para colocarles un traje especial hecho de sayal áspero que vestiría durante toda la Cuaresma.

En esta ceremonia también se derramaba ceniza sobre su cabeza, actividad que en la biblia se explica como la tristeza causada “por los pecados, el reconocimiento de nuestra pequeñez ante Dios y el dolor de haberlo ofendido”.

El sacerdote también imponía una penitencia al pecador y la comunidad rezaba por él, hacia el final de la Cuaresma la comunidad absolvía y aceptaba de nuevo al penitente.

La ceniza de coloca con una marca en la frente de los católicos (FOTO: ARTEMIO GUERRA BAZ / CUARTOSCURO)
La ceniza de coloca con una marca en la frente de los católicos (FOTO: ARTEMIO GUERRA BAZ / CUARTOSCURO)

La práctica cambió hasta ahora que sólo se coloca en una marca en la frente de los católicos, porque es el reconocimiento de que todos somos pecadores, manifestar el arrepentimiento, pedir la oración, comprometernos con cambiar, hacer penitencia y buscar la reconciliación.

Las cenizas provienen de las palmas bendecidas en el Domingo de Ramos un año antes, así como de estampas religiosas desgastadas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

Iglesia celebra Miércoles de Ceniza con grandes precauciones

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos