ADN es el título del nuevo álbum de Manuel Turizo, que en realidad tiene la particularidad de ser un dúo y no un solista, como lo creíamos desde el inicio. Está conformado por los hermanos colombianos Manuel y Julián.

El nuevo trabajo incluye, en total, dieciséis temas, con éxitos como "Una lady como tú", "Esperándote", "Sola" y "Culpables". Además de temas inéditos y colaboraciones con Ozuna y Zion y Lenox.

En una entrevista exclusiva para Infobae México, los hermanos cuentan cómo lograron cumplir su sueño sin contar, en sus comienzos, con un apoyo económico; cómo es trabajar en familia y cómo viven el presente en plena etapa de crecimiento y reconocimiento internacional.

—¿Cómo están y a que se debe su visita a México?

Manuel: Vinimos por el lanzamiento de nuestro primer álbum, [y estamos] muy contentos y emocionados por el resultado que está teniendo.

Julián y Manuel Turizo
Julián y Manuel Turizo

—¿En qué momento de su carrera se sienten?

Julián: En el momento más importante que hemos vivido, porque para nosotros sacar un sencillo es superemocionante; pero sacar un álbum lleno de canciones es mucho más arriesgado. Estamos muy comprometidos y felices.

—Manuel Turizo es el nombre del dúo, pero ustedes son dos. ¿Cuál es el concepto, son un dúo o un solista?

Manuel: El que canta soy yo, pero la música la hacemos los dos. Las canciones más grandes que tenemos las hemos escrito juntos, entonces, los resultados hablan por sí solos cuando trabajamos.

En muchas partes ya nos llaman "Los Turizo".

—¿Qué es lo mejor y lo peor de trabajar con Julián; y qué es lo mejor y lo peor de trabajar con Manuel?

Julián: Lo peor es cuando amanece, cuando se deja el cepillo de los dientes (risas), pero el mío siempre está ahí.

Manuel: Lo mejor es todo. Poder disfrutar de lo que más nos gusta. Estar todo el tiempo juntos, o sea, ustedes ven en este momento que están aquí un montón de gente, pero después en lo personal es muy bueno poder tener a tu hermano al lado. Y también yo sé qué le pasa, en lo creativo es indiscutible.

(IG: mturizomusic)
(IG: mturizomusic)

—¿Qué es lo que más les costó hasta llegar a este momento?

Julián: Nunca viví un cambio de vida tan fuerte en el que tienes que tomar distancia de los que más quieres, de tu familia, de tus amigos, de la gente que en verdad te ama. Ese tiempo se reduce muchísimo, pero es un sacrificio que vale la pena. Cuando uno tiene un sueño y el sueño es tan grande, los sacrificios van a ser grandes, pero lo estamos disfrutando mucho.

—Hablaste de disciplina, estilo de vida, ¿cómo hacen? ¿se cuidan a nivel imagen? Porque la imagen también es importante.

Julián: Desde chiquito llevo un estilo de vida sano y después contagié a mi hermano. Cuando era pequeño era distinto, mi hermano era obeso.

—¿Manuel eras gordo?

Manuel: Sí, a los doce años pesaba lo mismo que ahora. Mi hermano me contagió para bien. Hoy entrenamos, siempre comemos sano, nada frito y todo light.

—¿Cómo se manejan con las redes sociales? ¿Las usan para trabajar o la usan también para conquistar chicas?

Julián: Antes de trabajar en esto mi hermano y yo no éramos de levantar muchas chicas en las redes sociales, entonces fue algo que tuvimos que aprender.

Hoy la verdad es que la usamos más en el plano laboral, pero también nos gusta mostrar nuestra vida íntima, mostrar lo que hacemos en el día a día, cómo pasamos el rato, nuestros entrenamientos, mientras estamos en otra ciudad…

—Un mensaje para los chicos que sueñan con ser cantantes como ustedes. ¿Cuál es su fórmula?

Manuel: Como hicimos nosotros. Mentalizarnos [sobre] que lo que nos tocaría hacer lo íbamos a hacer. Que nadie interfiera, ni tu familia, ni tus amigos, ni nada, esta es nuestra vida, esto es lo que nos proponíamos y esto era lo que teníamos que conseguir.

Julián: Muchas personas piensan que el obstáculo más grande es la economía, cuando nosotros empezamos no contábamos con el beneficio económico para poder invertir en nuestra carrera. Entonces, cuando uno se da cuenta de que sin tener esa economía tú puedes cumplir los sueños,  dejas a un lado todos los problemas que solamente están en tu mente y dejas de pensar en esos problemas que tú jamás los vas a solucionar, empiezas a tocar puertas a todo el mundo.

Al principio es difícil en cualquier tipo de proyecto. Nosotros lo logramos, gracias a Dios y a nuestro sacrificio. Todo el mundo que se lo propone puede lograrlo