Aunque el juez no contó con una prueba de ADN que determinara la filiación, se basó en otros indicios que encontró concluyentes (Foto: EFE)
Aunque el juez no contó con una prueba de ADN que determinara la filiación, se basó en otros indicios que encontró concluyentes (Foto: EFE)

Después de 30 años luchando en los tribunales para que reconocieran su verdadera identidad, Javier Sánchez, un español de 43 años, logró este miércoles el fallo que tanto esperaba: él es el noveno hijo de Julio Iglesias. Lo dice el juez.

Ante la negativa del reconocido cantante español a someterse a una prueba de ADN durante todos estos años, el juez de Valencia, José Miguel Bort, declaró la paternidad por "otros indicios". Entre ellos, se basó en el parecido físico incuestionable que hay entre Julio Iglesias y el demandante, que a su parecer es "evidentísimo".

Desde el Juzgado de Primera Instancia número 13 de Valencia, José Miguel Bort zanjó décadas de disputa legal. Su sentencia hará que Javier Sánchez disfrute de nuevos derechos. Y el primero que ejercerá, con seguridad, es el que le permite cambiar su apellido y utilizar el de su padre biológico.

"El primero [de los derechos], y más fundamental, será el inscribirse en el registro civil como hijo de Julio Iglesias. Javier está decidido a ponerse el apellido de Iglesias en cuanto la sentencia sea firme", explicó el abogado del demandante, Fernando Osuna, en una entrevista con el diario español ABC.

Para el juez, el parecido físico entre Julio Iglesias (izquierda) y el demandante (derecha) fue determinante para declarar la filiación (Foto: especial)
Para el juez, el parecido físico entre Julio Iglesias (izquierda) y el demandante (derecha) fue determinante para declarar la filiación (Foto: especial)

Además, el letrado explicó que en el caso de que su cliente sufra en el futuro alguna enfermedad grave y no pueda permitirse pagar el tratamiento, Julio Iglesias estará obligado a asistir a su hijo económicamente.

"En el caso de caer en la pobreza económica también tendrá derecho a ser asistido económicamente", añadió durante la entrevista Fernando Osuna.

Aunque aseguró que Javier Sánchez sólo buscaba que lo reconocieran como "hijo legítimo de Julio Iglesias", el letrado aclaró que cuando el cantante fallezca, a Javier le corresponde una parte proporcional de los derechos hereditarios.

"La desheredación no afecta a la legítima, puesto que esta es intocable […] Tendrá los derechos hereditarios que sería una tercera parte -es decir el 33% del patrimonio de Julio Iglesias, compartido con los ocho hermanos que tiene", concluyó el abogado.

Javier Sánchez, en una fotografía junto a su madre, María Edite, tras conocerse la sentencia (Foto: Reuters)
Javier Sánchez, en una fotografía junto a su madre, María Edite, tras conocerse la sentencia (Foto: Reuters)

Por su parte, el representante legal de Julio Iglesias anunció una semana antes de conocerse el fallo que si la sentencia resultaba desfavorable al cantante, recurriría a un tribunal superior. Por lo que aún la decisión tomada por el juez José Miguel Bort puede apelarse.

Sin embargo, aunque Julio Iglesias decida recurrir el fallo, deberá enfrentar en instancias superiores el artículo 767 de la Ley de Enjuiciamiento Civil española. Fue este precepto legal el que permitió a José Miguel Bort declarar la paternidad del artista español sin tener ninguna prueba de ADN.

El artículo establece que cuando no se pueda demostrar la filiación con un examen genético, podrá declararse a través de "otros indicios".

"Es verdad que en principio podría ser fruto del azar, sin embargo, sería una excesiva e improbabilísima casualidad que, teniendo el actor [Javier Sánchez] ese gran parecido, y habiendo sido concebido precisamente en los días aproximados en que su madre y Julio Iglesias coincidieron actuando en la misma sala de fiestas, su padre biológico fuese, empero, un tercero", indicó el juez en la sentencia.

(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Y es que al parecido físico se suma la precisión con la que concuerdan las fechas. Javier Sánchez nació el 19 de abril de 1976. Justo nueve meses antes, en julio de 1975, su madre, la bailarina portuguesa María Edite Santos, actuó junto a Julio Iglesias en el escenario de la sala Las Vegas de Sant Feliu de Guíxols, en Girona, Cataluña.

"Hay constancia de que en la época de la concepción existieron ciertos contactos y tratos entre María Edite Santos y Julio Iglesias, que hacen que no sea inverosímil ni descabellada la posibilidad de haber existido relaciones sexuales entre ellos", apuntó el juez Bort en su sentencia.

"Todo lo cual, teniendo en cuenta que el actor nació el día 19 de abril, constituye de por sí indicio bastante para declarar la filiación", concluyó.