Cuando intentaba embarcar el avión de vuelta a su casa, la cantante ucraniana se encontró con una situación surrealista: fue detenida en el control de migraciones, detalló el diario español ABC.

Es que los policías desconfiaron de ella no bien vieron su pasaporte. ¿La razón? Su apariencia física. Los agentes no podían creer lo que veían. Para ellos, no concordaba la edad que aparecía en el documento, 41 años, con la de ella. Es más, no se plantearon la duda. Para los funcionarios era claro lo que sucedía: Dzenkiv utilizaba el pasaporte de otra persona, por lo que decidieron retirárselo y arrestarla.

Para fortuna de la artista, en el aeropuerto había fanáticos suyos que, en medio del malentendido, le pedían selfies y que les firmara autógrafos.

"Estoy acostumbrada a elogios por mi apariencia, pero nunca imaginé que podría ser una razón para detenerme", declaró luego de que el mal momento terminara.

Por suerte, el episodio terminó de la mejor manera… hasta los policías se sacaron fotos con ella, antes de que, a salvo y sin esposas, pudiera regresar a su casa.

LEA MÁS: