El irlandés Máirtín Farragher pasó de la emoción y la adrenalina al lamento cuando se dio cuenta que había olvidado revisar su pantalón antes de realizar bungee jumping durante sus vacaciones en Sudáfrica.

En el video se ve al joven realizar un tremendo salto desde el puente Bloukrans, pero cuando la cuerda elástica llega a su tope, su iPhone sale despedido de uno de sus bolsillos. Y también algunas monedas.

Apenas termina la caída, el muchacho tantea el pantalón y se da cuenta de que perdió su móvil. No le duró nada el entusiasmo por la experiencia.

"¡Oh no, se me cayó el teléfono!", exclama colgado boca abajo en el medio de la nada. Pero para entonces ya era demasiado tarde. Pero bueno, al menos pudo registrar todo lo que pasó en ese momento único.

El clip se volvió viral en las redes y enseñó al mundo una valiosa lección: si vas a hacer bungee jumping, antes debes vaciarte los bolsillos.