Britney Spears nunca pasa de moda. La diva del pop ha estrenado nuevo single y por ello decidió presentarse en mitad de la noche en casa del presentador estadounidense Jimmy Kimmel. Spears y su 'Make me' sonaba por toda la habitación mientras que sus bailarines subían encima de la cama del presentador y bailaban su coreografía.

Otro de los bailarines fue sin duda la parte graciosa de la promoción que hizo la cantante, ya que portaba un traje lleno de luces de discoteca que ambientaban el show. Kimmel, atónito y dormido, no creía lo que veía, pero el buen humor que le carazteriza creó una situación muy divertida.

Una vez han cumplido la misión de despertar al presentador, tanto los bailarines como Britney Spears huyeron hacia el salón, donde aparecería Jimmy Kimmel para "echar" a todos de nuevo a Las Vegas.

LEA MÁS: