Beverly Young Nelson: "En lugar de parar, comenzó a apretar mi cuello, intentando forzar mi cabeza sobre su entrepierna ..."