¿Por qué tantos hombres estadounidenses han dejado de trabajar?

Un estudio relaciona las desigualdades salariales con el estatus y la participación laboral

Estación Central de Nueva York (Reuters)
Estación Central de Nueva York (Reuters)

El descenso del estatus social en relación con pares mejor pagados es una de las principales razones por las que tantos hombres estadounidenses han abandonado la fuerza laboral, según un estudio que examina un enigma que ha desconcertado a los economistas durante décadas.

Según la investigación de Pinghui Wu, economista del Banco de la Reserva Federal de Boston, la percepción que tienen los hombres de su estatus en el mercado laboral depende en gran medida de lo que ganan en comparación con sus compañeros de edad similar.

Y a medida que sus salarios han ido quedando rezagados respecto a los de sus pares con mayor nivel educacional, los hombres sin título universitario han tenido más probabilidades de abandonar la fuerza laboral, escribió Wu. Los hombres blancos más jóvenes, en particular, son más propensos a abandonar el mercado laboral cuando sus expectativas salariales caen en términos relativos, agregó.

Baja la participación laboral de los hombres en edad activa (Bloomberg)
Baja la participación laboral de los hombres en edad activa (Bloomberg)

Los resultados se suman al amplio corpus de investigaciones que intenta explicar por qué uno de cada nueve hombres en la llamada edad de máxima actividad laboral (entre 25 y 54 años) está fuera del mercado de trabajo hoy en día, frente a uno de cada 50 a mediados de la década de 1950. El estudio de Wu lo atribuye en parte al aumento de la desigualdad de ingresos en EEUU en las últimas décadas.

“Si la creciente brecha salarial entre los que ganan más y los que ganan menos afecta directa o indirectamente la oferta de trabajo agregada de los hombres, la desigualdad salarial podría haber tenido repercusiones más amplias en la economía de lo que se creía”, escribió Wu.

Otros investigadores han citado posibles causas, como la disminución de los empleos manufactureros tradicionalmente ocupados por hombres, el aumento de los ingresos familiares al incorporarse más mujeres al mercado laboral, el aumento de las ayudas públicas y la drogadicción.

Trabajadores en EEUU (Reuters)
Trabajadores en EEUU (Reuters)

Ahora también hay un número récord de adultos jóvenes que siguen viviendo con sus padres durante más tiempo que en el pasado.

Wu se centró en la pérdida de estatus y de incentivos para trabajar de los hombres, que vieron cómo su posición social y su poder adquisitivo se erosionaban con el paso del tiempo.

El ingreso semanal promedio, ajustado por inflación, de los hombres sin estudios universitarios en edad productiva en Estados Unidos cayó un 17% en los últimos 40 años, mientras que sus pares con estudios universitarios experimentaron un aumento del 20%, escribió Wu.

Las mujeres superaron con creces a sus homólogos masculinos durante ese período, independientemente de su nivel educacional, con un aumento del 32 por ciento. Pero partían de una base mucho más baja. Y Wu descubrió que el estatus y la participación de los hombres en el mercado laboral están correlacionados principalmente con los ingresos de otros hombres, no de las mujeres.

El mes pasado, la proporción de hombres mayores de 20 años que trabajaban o buscaban empleo disminuyó al 70,2%, el nivel más bajo en tres meses y una tasa muy inferior a los niveles anteriores a la pandemia de COVID.

(Con información de Bloomberg/Por Alexandre Tanzi)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR