Miami envía rescatistas a las zonas más afectadas por el huracán Ian en Florida

La ciudad del sol reinicia sus actividades tras una jornada marcada por la intensa lluvia y el viento. Los equipos de ayudan van camino a la costa oeste de la península

Fila de camiones y vehículos de rescate que Miami está enviando a la costa oeste de la Florida
Fila de camiones y vehículos de rescate que Miami está enviando a la costa oeste de la Florida

Si bien el ojo del huracán Ian no impactó de lleno en el sudeste de la península de Florida, el mero hecho de que estuviera cerca hizo que las condiciones climáticas se deterioraran notablemente en la zona de Miami Dade y Broward, donde cayeron cerca de 15 centímetros (seis pulgadas) de lluvia y hubo al menos cinco tornados.

Nada comparado con la gravedad de los daños en ciudades como Marco Island, Ft Myers o Sanibel, ya con un día seco y soleado, el departamento de obras públicas de la ciudad de Miami patrulla las calles para recolectar las ramas de árboles caídas que aún complican el tráfico, y tiene funcionando los camiones con bombas de agua para resolver algunas pequeñas inundaciones.

Parte del grupo de rescatistas en camino a la zona afectada
Parte del grupo de rescatistas en camino a la zona afectada

Ya en el día de ayer, mientras duraba la lluvia, la ciudad resolvió los tres focos de inundación que se habían generado: en el barrio de Shorecrest, en el barrio de Morning Side y en la zona de Edgewater. Si bien la lluvia fue muy intensa, el mayor problema tuvo que ver con que coincidió con la marejada ciclónica, que de por si genera inundaciones. Pero con la colocación de siete bombas de extracción de agua permanentes en la ciudad más otras cinco portátiles, la situación estuvo muy controlada.

Bomberos de Miami preparándose para pasar al menos dos semanas en la zona afectada
Bomberos de Miami preparándose para pasar al menos dos semanas en la zona afectada

Si bien hoy la actividad en las calles empieza a parecer normal, la normalidad completa llegará recién mañana cuando reabran los colegios, que suspendieron clases durante miércoles y jueves por el temor a las lluvias y posibles inundaciones severas (que por fortuna no se dieron). Ayer las municipalidades cerraron también sus oficinas abiertas al público y los parques. Hoy, todo ya se encuentra funcionando.

El aeropuerto internacional de Miami nunca estuvo cerrado, pero por el mal tiempo, la enorme mayoría de los vuelos se cancelaron o vieron severas demoras. Hoy, con más normalidad, aún se acarrean demoras debido a la necesidad de reubicar a quienes no pudieron volar ayer y antes de ayer.

Pero si alguien tiene experiencia con los huracanes y las inundaciones, sin dudas es Miami. Por eso es clave su ayuda para las zonas afectadas. La ciudad de Marco Island, que quedó literalmente tapada por agua tras el paso de Ian no dudó en llamar a sus colegas del sudeste de Florida para pedir ayuda. La ciudad de Miami ha enviado 80 miembros de su escuadrón de Búsquedas y Rescates Urbanos del departamento de bomberos, a ayudar en el rescate de personas atrapadas en las inundaciones. En el equipo hay médicos, ingenieros, expertos en materiales peligrosos y hasta perros entrenados para la localización de personas.

Las condiciones climáticas ya se normalizaron en el sudeste de Florida
Las condiciones climáticas ya se normalizaron en el sudeste de Florida

El condado de Miami Dade, por su parte, envió también un equipo de 96 personas altamente entrenadas en este tipo de situaciones a diversas áreas de la costa oeste de la Florida, donde la zona afectada es sumamente extensa.

Apenas hace horas que pasó el huracán y recién se puede empezar a analizar el daño que queda detrás. No ha sido posible aún cuantificar los daños.

Esta mañana, el presidente Joe Biden declaró el paso de Ian como un desastre mayor. Esta declaración no es solo simbólica, sino que significa que legalmente el gobierno federal puede activar fondos para la zona por el gran daño, algo que había sido solicitado horas antes por el gobernador de Florida, Ron DeSantis.

De lo poco que se ha podido cuantificar hasta ahora, se sabe que hay alrededor de 2 millones de propiedades sin energía eléctrica, es decir, un 18 por ciento del estado a oscuras. Las imágenes son desgarradoras, literalmente barrios enteros bajo el agua. Se sabe que las zonas inundadas están dentro de las regiones en las que se ordenó la evacuación, pero no hay certeza a esta altura de cuántas personas acataron esa orden y cuántos se quedaron igual. Allí estará la clave para saber cuántas personas están en peligro en este momento. Por ahora, el gobernador confirmó dos fallecidos a consecuencia del huracán, una cifra que lamentablemente pudiera ascender en las próximas horas.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR