Sigue el ida y vuelta entre Musk y Twitter: el hombre más rico del mundo pedirá menos dinero prestado para cerrar la compra

El fundador de Tesla y SpaceX comunicó a la Comisión del Mercado de Valores pondrá de su bolsillo USD 33.500 millones

Elon Musk (foto: El Periódico)
Elon Musk (foto: El Periódico)

Elon Musk se comprometió a pagar más de la mitad de los 44.000 millones de dólares que ofrece por Twitter con fondos propios y está negociando la participación de su fundador, Jack Dorsey, según un documento entregado este miércoles al regulador bursátil de EEUU.

El fundador de Tesla y SpaceX dijo inicialmente que aportaría USD 21.000 millones de la oferta de fondos propios -de su bolsillo y aportados por terceros-, pero ayer comunicó a la Comisión del Mercado de Valores (SEC, en inglés) que incrementaba esa cifra a 33.500 millones, de acuerdo al documento.

De esta forma, reduce la parte de la financiación procedente de préstamos y en concreto elimina los que están ligados al capital de Tesla, su compañía de vehículos eléctricos, de la que procede buena parte de su fortuna.

Asimismo, Musk señala que está negociando con accionistas importantes de Twitter, incluyendo a Dorsey, la “posibilidad” de que canjeen sus valores antes de que se complete la operación, en la que planea sacar a la empresa de la bolsa, para que retengan una participación en la red social.

Este mismo miércoles, el portal especializado TechCrunch y otros medios reportaron que hoy Dorsey se retiró de la junta directiva de Twitter coincidiendo con la reunión de accionistas de la firma, como estaba previsto cuando anunció que dejaba de ser consejero delegado en noviembre del año pasado.

Imagen de archivo del presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey (Reuters)
Imagen de archivo del presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey (Reuters)

Musk anunció en abril la compra de Twitter, que le dará el control de la compañía y se completará este año, pero desde entonces ha sembrado dudas sobre la operación, llegando a decir que paralizaba el proceso hasta que tuviera claro cuántas cuentas falsas hay, al tiempo que algunos ejecutivos han anunciado su marcha.

La junta de accionistas no incluyó una votación sobre la oferta de 44.000 millones de dólares del multimillonario Elon Musk por la plataforma social. Esa votación tendrá lugar en una fecha aún no determinada en el futuro.

Musk no se unió a la reunión, aunque podría haberlo hecho, al ser uno de los mayores accionistas de Twitter.

Pero el drama que rodea a su oferta -casi todo creado por el propio Musk- amenazó con desbordar los procedimientos del miércoles. Los accionistas que plantearon propuestas para la votación invocaron con frecuencia su nombre. Una de las propuestas, presentada por el Fondo de Jubilación Común del Estado de Nueva York, pedía un informe sobre las políticas y procedimientos de Twitter en torno a las contribuciones políticas con fondos corporativos. Se aprobó en una votación preliminar.

Dos propuestas presentadas por grupos de tendencia conservadora no obtuvieron suficientes votos para ser aprobadas. Una pedía una auditoría sobre el “impacto de la empresa en los derechos civiles y la no discriminación” y se refería a los “programas antirracistas que pretenden establecer una ‘equidad racial/social’” como “profundamente racistas”. La otra pedía más información sobre las actividades de los grupos de presión de la empresa.

Varias de las propuestas se refirieron al profundo conflicto existencial que se está produciendo entre los usuarios, los empleados y los accionistas de Twitter. Mientras los accionistas de un lado arremeten contra la empresa por lo que consideran una política demasiado liberal y un sesgo contra los conservadores (de lo que no hay pruebas fiables), otros dicen que la empresa no protege a los usuarios del acoso, el abuso y la desinformación.

(Con información de EFE y AP)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR