Carta del CEO de BlackRock: apoyo al capitalismo sostenible y cómo lograr que las empresas sean atractivas para los empleados

El director ejecutivo del mayor fondo de inversión del mundo respondió a los críticos que dicen que considerar el impacto ambiental en las decisiones de inversión es una moda pasajera políticamente motivada

Larry Fink, CEO de BlackRock (REUTERS/Lucas Jackson/archivo)
Larry Fink, CEO de BlackRock (REUTERS/Lucas Jackson/archivo)

El director ejecutivo de BlackRock, el fondo de gestión de activos más grande del mundo, defendió el martes la práctica del “capitalismo de las partes interesadas” que empuja a las empresas a adoptar prácticas más sostenibles y socialmente conscientes, respondiendo a los críticos que dicen que considerar el impacto ambiental en las decisiones de inversión es una moda pasajera políticamente motivada.

“El capitalismo de las partes interesadas no se trata de política”, escribió Larry Fink en su carta anual a los directores ejecutivos. “No es una agenda social o ideológica. No es ‘woke’”, dijo, al referirse al término que indica la conciencia sobre las cuestiones sociales.

“Es capitalismo, impulsado por relaciones mutuamente beneficiosas entre ustedes y los empleados, clientes, proveedores y comunidades de las que depende su empresa para prosperar. Este es el poder del capitalismo”, afirmó.

En el último año, BlackRock ha sido uno de los principales beneficiarios del auge de la inversión sostenible: su cartera incluye 509.000 millones de dólares en activos sostenibles, más del doble que hace un año.

Nos enfocamos en la sustentabilidad no porque seamos ambientalistas, sino porque somos capitalistas y fiduciarios de nuestros clientes

Fink usó la carta de este año, publicada en el sitio web de la firma el lunes por la noche en Nueva York, para establecer claramente su posición sobre los combustibles fósiles.

“Desinvertir en sectores enteros, o simplemente pasar activos intensivos en carbono de los mercados públicos a los mercados privados, no hará que el mundo alcance el cero neto”, dijo. “Y BlackRock no persigue la desinversión de las compañías de petróleo y gas como política”.

La estrategia de BlackRock han atraído críticas de ambos lados del espectro político.

Por un lado, los progresistas se quejan de que BlackRock y otros no están usando su influencia financiera para hacer más y más rápido. Por otro, algunos estados de EEUU gobernados por los republicanos han declarado que no harán negocios con administradores de activos que, por ejemplo, eviten las inversiones en petróleo y gas.

Las inversiones sostenibles han alcanzado los 4 billones de dólares y seguirán aumentando. “La descarbonización de la economía global creará la mayor oportunidad de inversión de nuestra vida", dijo Fink (REUTERS/Athit Perawongmetha)
Las inversiones sostenibles han alcanzado los 4 billones de dólares y seguirán aumentando. “La descarbonización de la economía global creará la mayor oportunidad de inversión de nuestra vida", dijo Fink (REUTERS/Athit Perawongmetha)

El capitalismo, no el clima, ocupó el centro del escenario en la carta de este año, un cambio marcado con respecto a los últimos años. “Nos enfocamos en la sustentabilidad no porque seamos ambientalistas, sino porque somos capitalistas y fiduciarios de nuestros clientes”, escribió, alentando a las empresas a priorizar las ganancias a largo plazo sobre los resultados a corto plazo.

Fink no mencionó el clima hasta el final de su carta, una vez para decir que las empresas “no pueden ser la policía climática”.

Aún así, las inversiones sostenibles han alcanzado los 4 billones de dólares y seguirán aumentando. “La descarbonización de la economía global creará la mayor oportunidad de inversión de nuestra vida. También dejará atrás a las empresas que no se adapten”, dijo Fink.

El CEO de Blackrock también enfatizó la necesidad inmediata de combustibles fósiles para garantizar el suministro de energía y dijo que las metas ambiciosas toman tiempo.

De hecho, la empresa aún sigue teniendo participaciones en gigantes de combustibles fósiles como Exxon Mobil y Chevron.

El CEO de Blackrock también enfatizó la necesidad inmediata de combustibles fósiles para garantizar el suministro de energía y dijo que las metas ambiciosas toman tiempo. (REUTERS/Andrew Kelly/archivo)
El CEO de Blackrock también enfatizó la necesidad inmediata de combustibles fósiles para garantizar el suministro de energía y dijo que las metas ambiciosas toman tiempo. (REUTERS/Andrew Kelly/archivo)

Fink también instó a los accionistas y gobiernos a tomar medidas. Los gobiernos, dijo, deberían ofrecer más orientación sobre políticas, regulaciones y divulgación de sostenibilidad en todos los mercados.

En ese sentido, Fink dijo que BlackRock está trabajando para ampliar una iniciativa para que los inversores utilicen la tecnología para emitir votos por poder.

“Estamos comprometidos con un futuro en el que todos los inversores, incluso los inversores individuales, puedan tener la opción de participar en el proceso de voto por poder si así lo desean”, escribió.

Fink dijo que planea lanzar un Centro para el Capitalismo de las Partes Interesadas para crear un “foro para la investigación, el diálogo y el debate”. El centro ayudará a explorar las relaciones entre las empresas y sus partes interesadas, dijo.

También hizo un llamado a las empresas para que se vuelvan más atractivas para los empleados en un mercado laboral ajustado, y dijo que “los trabajadores exigen más de sus empleadores es una característica esencial del capitalismo efectivo”.

La pandemia ha cambiado fundamentalmente la naturaleza del trabajo, lo que ha provocado una mayor rotación y más personal que busca flexibilidad, dijo Fink: “Las empresas que no se adaptan a esta nueva realidad y responden a sus trabajadores lo hacen bajo su propio riesgo”.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR