El Departamento del Tesoro de EEUU deberá entregar al Congreso las declaraciones fiscales del ex presidente Donald Trump para una investigación

Así lo ordenó el Departamento de Justicia en el marco de la investigación en torno a las finanzas del ex mandatario que comenzó en 2019

Imagen de archivo del expresidente Donald Trump hablando ante sus partidarios durante el mitin Save America Rally en Sarasota Fairgrounds en Sarasota, Florida, Estados Unidos. 3 de julio, 2021. REUTERS/Octavio Jones/Archivo
Imagen de archivo del expresidente Donald Trump hablando ante sus partidarios durante el mitin Save America Rally en Sarasota Fairgrounds en Sarasota, Florida, Estados Unidos. 3 de julio, 2021. REUTERS/Octavio Jones/Archivo

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ordenó este viernes al Tesoro que entregue al Congreso los registros fiscales de Donald Trump, en un importante avance en una investigación sobre las finanzas del ex presidente iniciada en 2019.

El Departamento de Justicia dijo que el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, que buscaba seis años de registros que algunos creen que podrían exponer una contabilidad cuestionable, tenía una razón legítima para verlos.

El acceso a las declaraciones de impuestos del ex presidente Trump es una cuestión de seguridad nacional”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, la principal demócrata del Congreso, que agregó: “El pueblo estadounidense merece conocer los hechos de sus preocupantes conflictos de intereses y el socavamiento de nuestra seguridad y democracia como presidente”.

El fallo fue el segundo revés legal este año para los esfuerzos del magnate inmobiliario por evitar que sus declaraciones de impuestos, que incluyen datos sobre activos, ingresos y pagos de impuestos, se hagan públicos.

En febrero, el Tribunal Supremo se negó a bloquear una citación de los impuestos de Trump por parte de un fiscal de Nueva York que investigaba sus negocios y relaciones financieras personales. En ese caso, los registros están protegidos para no ser revelados al público.

Si los registros se entregan a la comisión de la Cámara de Representantes, que los quería en una investigación del Servicio de Impuestos Internos, hay muchas más posibilidades de que se revelen.

Todos los presidentes de EEUU desde Richard Nixon, que asumió el cargo en 1969, han hecho públicos sus registros fiscales y patrimoniales. Pero desde antes de ser elegido, Trump se negó a divulgar datos sobre sus ingresos, alegando que sus registros estaban “bajo auditoría” del IRS.

De ser cierto, esa auditoría seguía incompleta cuando dejó el cargo el 20 de enero, un tiempo extraordinario para que un proceso así siga su curso.

Mientras tanto, el Departamento del Tesoro y el de Justicia, en ese momento dirigidos por leales a Trump, se resistieron a las citaciones para entregar los registros, lo que obligó al comité a llevar el caso a los tribunales.

El presidente del comité, Richard Neal, había argumentado que sus miembros necesitaban las declaraciones para entender cómo el IRS realiza sus auditorías presidenciales y si Trump había ejercido una “influencia indebida” sobre la agencia.

“Sin revisar los materiales de las declaraciones solicitadas, el comité no puede asegurar que el proceso de auditoría del IRS está funcionando de manera justa y efectiva, entender cómo las disposiciones del código tributario están implicadas en las declaraciones del presidente Trump, o ejercer su juicio legislativo para determinar si los cambios en el código pueden estar justificados”, dijo el panel en 2019.

Pero detrás de esa pregunta están las sospechas de que el multimillonario Trump ha manipulado el código fiscal para pagar muy poco, y puede haber infringido significativamente las leyes fiscales, como se alega en la investigación de Nueva York.

(Con información de AFP)

Seguir leyendo: