El Gobernador de Florida prometió que no volverán las restricciones por el COVID-19, incluso si aumentan los casos

Los contagios han aumentado considerablemente en la Florida durante las últimas semanas. Sin embargo, los tiempos de cierres por la pandemia parecen ser cosa del pasado

En la imagen, el gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis (Foto: EFE)
En la imagen, el gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis (Foto: EFE)

Después de meses en los que parecía que la pandemia del COVID-19 empezaba a quedar atrás, la combinación de más de la mitad de la población que se niega a colocarse la vacuna con la aparición de variantes muy contagiosas, como la Delta, han derivado en un aumento de los casos de coronavirus en Florida.

Más de 8.000 personas resultaron positivas de COVID-19 en el estado el miércoles, último día en el que se reportaron datos oficiales hasta el momento. Hospitales como el Jackson Memorial, de la ciudad de Miami, han reportado más de un 100% de aumento en el número de hospitalizaciones a consecuencia del virus en las últimas dos semanas, y ya comienza a verse un alza en el número de casos.

El fantasma del cierre de la sociedad está en la cabeza de todos ante lo que algunos consideran se trata de una cuarta ola de contagios. Sin embargo, el gobernador Ron DeSantis ha dejado muy en claro que eso en este estado no pasará.

La Academia Americana de Pediatría recomendó esta semana que dado el estado de la pandemia, los mayores de dos años y los empleados de las escuelas usen máscaras en la vuelta a clases. Pero en Florida esto no ocurrirá.

“Eso no va a pasar en Florida, nuestros niños necesitan respirar”, decía DeSantis en rueda de prensa desde la ciudad de Fort Pierce. “¿De verdad es sano para ellos tener su respiración obstruida durante todo el día? Yo no lo creo”.

Esto se ha convertido en un nuevo capítulo del enfrentamiento de DeSantis con el gobierno federal acerca del manejo de la pandemia. Con respecto a las máscaras en las escuelas, Jen Psaki, la secretaria de prensa de la Casa Blanca comentó que si sus hijos fueran al colegio en Florida, ella estaría muy preocupada.

Durante toda la explosión de COVID-19, DeSantis ha sido una de las autoridades en el país que más ha promovido una política relajada, evitando los cierres y preservando a los comercios. Esto lo ha enfrentado a autoridades sanitarias como el epidemiólogo principal del país, el doctor Anthony Fauci.

Dado este enfrentamiento, DeSantis se está anticipando a lo que el gobierno federal puede llegar a hacer y ha solicitado a la legislatura de Florida que tenga una sesión especial en la que se consideren posibles acciones que pueda tomar el estado en caso de que el gobierno federal quiera imponer un uso obligatorio de máscaras en los estudiantes de las escuelas.

La gente hace cola para recibir la vacuna contra la COVID-19 en el sitio de vacunación de FEMA en Miami-Dade College (Foto: EFE)
La gente hace cola para recibir la vacuna contra la COVID-19 en el sitio de vacunación de FEMA en Miami-Dade College (Foto: EFE)

Si bien DeSantis se opone a los cierres y el uso obligatorio de máscaras, no niega la gravedad del virus. De hecho, su administración ha llevado adelante una agresiva campaña de vacunación que ha hecho que la inoculación en Florida haya estado disponible sin mayores restricciones para los mayores de 18 años antes que en la mayoría de los estados en el país.

Pero que esté disponible no quiere decir que la gente esté colocándose la vacuna. Por el momento cerca del 48% de la población estatal ha recibido las dos dosis de la vacuna, convirtiéndolo en el estado número 26 de la nación en porcentaje de residentes vacunados.

Seguir leyendo: