Miami: las escuelas identifican problemas de ansiedad en menores e incorporan expertos en salud mental a sus equipos

La pandemia, el derrumbe del edificio en Surfside, la crisis en Cuba y la inestabilidad en Haití están generando una presión extra en los menores de edad de Miami-Dade. Para el próximo año lectivo, su salud mental será especialmente monitoreada

Una niña estudia en Miami
Una niña estudia en Miami

En el último mes, Miami-Dade ha enfrentado quizás la peor tragedia de su historia: el colapso del edificio en Surfside. Para cuando se termine el proceso de recuperación de cuerpos, se espera que el número de fallecidos en este accidente supere el centenar.

Además, Miami es una comunidad de inmigrantes y dos de las principales comunidades que han hecho del sur de la Florida su hogar son los cubanos y los haitianos. En el gran Miami se calcula que viven cerca de un 1,2 millones de personas de ascendencia cubana y cerca de 19 mil de origen haitiano. En ciudades como North Miami, el 30% de la población tiene raíces haitianas.

Estas dos comunidades están atravesando un momento de mucha tensión. La revuelta popular en Cuba, un hecho sin precedentes en 60 años de dictadura, y el asesinato del presidente de Haití, ha hecho que la calma en Miami-Dade se viera alterada.

A esto se suma que durante el último año y medio, como todo el mundo, se ha lidiado con la crisis de la pandemia del COVID-19. Todo esto combinado ha sido una tormenta perfecta para esta comunidad. Y los menores no están exentos de tanta tensión.

Es por eso que la junta escolar de Miami-Dade ha expresado preocupación por los cuadros de ansiedad que se están observado en niños y adolescentes, y han decido contratar 120 profesionales de la salud para incorporar a sus planteles a comienzos del nuevo año lectivo a fines de agosto.

El trauma puede devenir de muchas fuentes. Puede ser a través de la comunidad o del hogar. Incluso desde el colegio. Muchos de nuestros niños, y de sus familias, están sufriendo por lo que ocurre en Cuba y en Haití. Y esos niños, y esas familias, se pueden beneficiar de los recursos que tenemos en las escuelas”, decía el superintendente de escuelas públicas de Miami-Dade, Alberto Carvalho.

Los nueve miembros de la junta escolar aprobaron de manera unánime un fondo de 13 millones de dólares para contratar a 20 expertos en salud mental que se suman a los 70 que ya trabajan en las escuelas. Además, se contratarán cuatro coordinadores y cuatro especialistas en los programas para que lleven adelante la parte burocrática del trabajo, dejando más tiempo a los profesionales en salud para atender necesidades médicas.

A estos nuevos 20 empleados a tiempo completo se le sumarán 100 especialistas en salud mental que trabajarán bajo contratos temporales con las escuelas. El servicio se le brindará a las 392 escuelas públicas y a las escuelas chárter del condado (escuelas privadas subvencionadas con fondos públicos). Las autoridades explicaron que se está contratando a tantos profesionales a medio tiempo porque no hay la suficiente cantidad de personas con certificación para este tipo de trabajo disponibles para trabajar a tiempo completo en las escuelas.

Las escuelas de Miami no descartan además que en los próximos meses reciban una gran cantidad de niños cuyas familias han dejado atrás sus vidas en Cuba o Haití recientemente.

“Somos sensibles a las necesidades de nuestros niños y, francamente, a la de nuestros empleados. Muchos de ellos tienen familia en el Caribe, donde estos incidentes están ocurriendo, y nosotros estamos listos para asistirlos. De igual manera, estamos listos para asistir a niños que hayan llegado recientemente a nuestra ciudad, escapando de estos conflictos”, agregaba Carvalho.

Seguir leyendo: