Morgan Stanley prohibirá el ingreso a sus oficinas de Nueva York a empleados y clientes que no estén vacunados

El gigante financiero implementará medidas estrictas a partir del 1 de julio para asegurar que la vuelta al trabajo presencial se haga en un contexto seguro

Imagen de archivo de un letrero en el edificio de Morgan Stanley en Nueva York (Foto: REUTERS)
Imagen de archivo de un letrero en el edificio de Morgan Stanley en Nueva York (Foto: REUTERS)

El banco Morgan Stanley anunció este miércoles que ningún empleado podrá volver a trabajar en sus oficinas centrales de la ciudad de Nueva York, a menos que esté vacunado. La regla aplica también para clientes e invitados.

El objetivo es claro: volver a un trabajo de oficina normal, sin la modalidad remota, minimizando los riesgos de contagios masivos. Para ello, la vacunación es clave.

Según el memorando que circuló entre los miles de empleados del banco, tienen tiempo hasta el 1 de julio para confirmar que ya han sido inmunizados contra el COVID-19. Por una cuestión legal, el banco no puede exigir una prueba de la vacunación, sino que se confiará en la palabra de sus empleados. Si no se le informó a la empresa acerca de la vacunación, entonces el 1 de julio ya no podrán ingresar a las oficinas ubicadas en Manhattan. La misma regla correrá para las oficinas ubicadas en otros puntos del estado de Nueva York a partir del 12 de julio próximo.

“Reabrir con un equipo de trabajadores que se han vacunado en su totalidad nos permitirá relajar las restricciones dentro de la oficina, como el uso de máscaras o la distancia social. De esta manera se podrá volver a una condiciones normales en la oficina”, indica el documento que circuló la oficina de recursos humanos del banco.

En cuanto a los clientes o invitados que se acerquen a las oficinas, antes de entrar se les pedirá declarar si están o no vacunados, y en base a su respuesta podrán ingresar. Tal como ocurrirá con los empleados, bastará con la palabra de la persona sin necesidad de que muestren la tarjeta de vacunación.

El CEO de la empresa, James Gorman, ha sido uno de los principales promotores de la vuelta al trabajo en las oficinas. Durante una presentación en una convención a comienzos de este mes, el ejecutivo aseguró que era tiempo de volver a la vida normal.

James Gorman, CEO de Morgan Stanley (Giulia Marchi/Bloomberg)
James Gorman, CEO de Morgan Stanley (Giulia Marchi/Bloomberg)

Si puedes ir a comer a un restaurante en Nueva York, entonces puedes ir a la oficina. Y nosotros los queremos en la oficina. Me sentiría muy decepcionado si no estamos nuevamente trabajando en persona antes del feriado del día del trabajo (que en Estados Unidos se celebra el 6 de septiembre)”, aseguró Gorman ante una audiencia repleta de trabajadores de la industria financiera. Además, en su momento generó titulares porque afirmó que si los empleados quieren seguir ganando salarios de Nueva York, deben trabajar desde Nueva York -en alusión a la tendencia de muchos que con el trabajo remoto se mudaron a ciudades con un costo de vida más bajo-.

En un comunicado a la prensa, Morgan Stanley comunicó que hasta el momento el 90% de sus empleados ya había confirmado haber recibido la vacuna y que antes del 1 de julio esperaban que el número ascienda al 98 por ciento. En caso de que algún empleado no se haya vacunado por motivos de salud o por una creencia religiosa, se contemplará cada caso en particular.

La sede central de JP Morgan Chase en Nueva York (REUTERS/Mike Segar/archivo)
La sede central de JP Morgan Chase en Nueva York (REUTERS/Mike Segar/archivo)

Pero este no es el único banco con un plan para el regreso del trabajo presencial.

Goldman Sachs abrió sus oficinas la semana pasada también preguntándole a sus empleados si estaban vacunados. Además del regreso de los miles de empleados, el banco está recibiendo 5.400 personas nuevas en categoría de pasantes y asociados.

JP Morgan Chase ya ha abierto sus oficinas con el 50% de capacidad, y para el 1 de julio espera tener de regreso al 100% de sus empleados, aunque en un sistema híbrido que mezcle el trabajo presencial con el trabajo remoto.

SEGUIR LEYENDO: