Volvió a Miami el primer crucero de prueba que salió desde Estados Unidos

La empresa Royal Caribbean llevó a 600 personas en uno de sus barcos durante tres días, a modo de simulación en preparación para la reactivación de la industria en el mes de julio. Los cruceros llevan 15 meses sin operar en Estados Unidos

Uno de los cruceros de Royal Caribbean (Foto: AFP)
Uno de los cruceros de Royal Caribbean (Foto: AFP)

El primer crucero con pasajeros en salir desde los Estados Unidos desde que comenzara la pandemia acaba de regresar a la ciudad de Miami. Con 600 personas a bordo se trató de un viaje de prueba, que en la industria se denominan viajes simulados, de la empresa Royal Caribbean. Se realizó con uno de los cruceros más grandes de la industria, el Freedom of the Seas.

El barco había zarpado desde el puerto de la ciudad de Miami el pasado domingo. Si bien llevaba pasajeros no se trataba de clientes sino de empleados de la compañía que se ofrecieron como voluntarios para probar las instalaciones del crucero bajo los nuevos protocolos de COVID-19.

Ha sido un gran regreso. Tenemos muchos barcos que esperamos zarpen pronto, con pasajeros que han pagado por sus viajes. Estamos muy emocionados de volver a empezar”, declaró ante la prensa Patrick Dahlgren, vicepresidente senior de Royal Caribbean Group.

Bajo la nueva normalidad, los cruceros están preparados para ofrecer todos los servicios que tenían antes. Desde diversos restaurantes, hasta spa, pasando por piscinas y centros de recreación, aunque con ciertas modificaciones. Por ejemplo, ya no existirá la tradicional modalidad de la comida bufet, donde las personas se servían lo que querían de distintas opciones de comida expuesta. Ahora, siguen ofreciendo diferentes opciones, pero un empleado entrenado y con guantes y máscara sirve la comida en los platos evitando que muchas manos toquen una misma fuente.

Además, la industria de los cruceros invirtió millones de dólares en los quince meses que estuvo inactiva en nuevos filtros de aire para sus barcos y un cambio en la política de limpieza. Bajo los nuevos protocolos, los CDC (Centros para el Control de Enfermedades, por sus siglas en inglés) anunciaron que es seguro viajar en cruceros. Sin embargo, le puso como requisito a las empresas que realicen estos viajes de prueba antes de que los barcos se abran al público.

El viaje de prueba de una de las principales empresas de cruceros en el mundo salió desde Miami justo después de que un juez le diera la razón al gobernador de Florida, Ron DeSantis acerca de que los CDC no pueden exigirle a las compañías de crucero que pidan prueba de vacunación a cada pasajero.

En áreas comunes del barco se pide el uso de máscaras a aquellos que no están vacunados y a aquellos que sí lo están. Si bien no hay una restricción en el número de personas que pueden estar a bordo, sí se limita la capacidad de ciertos sectores, como el teatro del barco por ejemplo.

Los CDC exigen este viaje de prueba si la empresa piensa lanzar sus cruceros con menos del 95% de los pasajeros vacunados. Royal Caribbean explicó que es probable que esto ocurra, ya que son una empresa para toda la familia.

“Royal Caribbean usualmente lleva en sus cruceros un 10% de pasajeros menores de edad. Como por el momento la vacuna no está disponible para menores de 12 años, es muy probable que parte de nuestros viajeros no estén vacunados. Nuestro compromiso es continuar creando vacaciones memorables para las familias, por eso estamos llevando a cabo estos viajes simulados”, explicó la empresa en un comunicado enviado a los medios.

Los cruceros reales se espera que salgan el próximo mes desde Estados Unidos. Por el momento, habrá dos modalidades. Cuando los barcos salen de cualquier puerto del país, salvo de Florida, se le exigirá a los pasajeros mayores de 16 años que estén vacunados, a excepción de los menores de 12 años. Si el barco sale de Florida (desde donde salen la mayor parte de los cruceros), se les recomendará a los pasajeros que estén vacunados pero no se les podrá pedir prueba de vacunación. Sin embargo, si no presentan voluntariamente la prueba, la empresa va a considerar que la persona no está vacunada y le exigirá pruebas de COVID durante la estadía, cuyo costo correrá por cuenta del pasajero.

Seguir leyendo: