En el regreso de los cruceros en EEUU, dos pasajeros que estaban vacunados dieron positivo a bordo y fueron aislados

El barco de la empresa Celebrity zarpó desde la isla caribeña de St. Marteen el pasado sábado. Los pasajeros que contrajeron el virus están aislados mientras la actividad en el barco sigue siendo normal

Esta semana regresaron los cruceros en EEUU (Foto: EFE)
Esta semana regresaron los cruceros en EEUU (Foto: EFE)

La salida de este barco de Celebrity, la marca de cruceros de lujo de la gigante Royal Caribbean, generó titulares por doquier. Se trata del primer gran crucero en zarpar con una gran mayoría de pasajeros estadounidenses, pese a que no toca ningún puerto en Estados Unidos, en más de 14 meses desde que se desatara la pandemia del COVID 19. La industria de los cruceros ha sido de las más golpeadas ya que a diferencia de las aerolíneas, tuvieron que dejar de operar y aún no hay un acuerdo firme con las autoridades que indique con certeza cómo volverán a trabajar.

A bordo del barco van periodistas para documentar el regreso de una gran industria que, por ejemplo, en la ciudad de Miami es la que mayores puestos de trabajo genera. El pasado sábado se montaron al crucero unos 500 pasajeros en el puerto de St. Marteen para realizar un recorrido por el caribe que incluye paradas en Barbados, Aruba y Curacao. El 95% de ellos están vacunados, con la excepción de los menores de edad para los que aún no hay vacunas. El 100% de los trabajadores están vacunados. Sin embargo, dos pasajeros resultaron positivos al realizarse la prueba del coronavirus.

Ambos pasajeros compartían una habitación en el barco y, según la empresa, no presentan síntomas.

Celebrity Millennium salió el sábado con todos sus empleados y pasajeros vacunados, y siguiendo estrictos protocolos en concordancia con nuestros socios en los distintos destinos, incluso excediendo las recomendaciones de los CDC, para proteger la salud y seguridad de nuestros viajeros”, dice un comunicado enviado por la empresa.

Según los CDC (Centros para el Control de Enfermedades, por sus siglas en inglés), las personas vacunadas pueden contraer el virus, pero se espera que desarrollen casos asintomáticos o, en su defecto, muy leves. Según estudios clínicos, quienes han recibido las vacunas desarrolladas por Pfizer o Moderna, las dos más populares en los Estados Unidos, están cubiertos en un 90% contra el virus.

Si bien antes de subir a todos los pasajeros se les exigió prueba de vacunación y un examen de COVID-19 negativo, en este primer crucero, que fue concebido como una suerte de prueba, se planearon nuevas pruebas del virus durante la estadía. Fue en una de estas pruebas rutinarias, a cinco días de salir, que se encontró a los dos pasajeros positivos.

Al aislar a estas dos personas, que tienen supervisión médica a bordo del crucero, las actividades continuaron con normalidad en el barco. Los restaurantes están abiertos, al igual que las piscinas y el spa.

Según la empresa, era previsible que algo así podía pasar en medio de la pandemia, pero consideran una victoria que teniendo más de 800 personas abordo (entre pasajeros y empleados), solamente dos se contagiaran.

“Esta situación demuestra que nuestros protocolos de salud y seguridad tan rigurosos son efectivos para proteger a nuestros trabajadores, a nuestros pasajeros y a las comunidades que visitamos”, indican en el comunicado de prensa.

Se espera que a partir de mediados de julio la industria de los cruceros vuelva a operar desde los Estados Unidos. El debate ahora pasa por si pueden o no exigir prueba de vacunación a los viajeros, algo que sugiere el gobierno federal pero a lo que se oponen otro tipo de gobernantes, como Ron DeSantis, gobernador de la Florida, estado desde el que operan la mayor cantidad de líneas de crucero en el país.

Seguir leyendo: