Nevada se convirtió en el primer estado en incluir en su constitución el matrimonio entre personas del mismo sexo

La ciudad de Las Vegas es un destino popular para las bodas, pero desde 2002 la constitución impedía que lo fuera para aquellas ceremonias celebradas entre personas LGBTQ. Ahora una enmienda aprobada por los votantes del estado permitirán ampliar ese derecho a todas parejas, más allá de su género

Los votantes de Nevada apoyaron por un 62% el sí a la enmienda constitucional para que el estado emita licencias de matrimonio a parejas independientemente de su género. (Reuters)
Los votantes de Nevada apoyaron por un 62% el sí a la enmienda constitucional para que el estado emita licencias de matrimonio a parejas independientemente de su género. (Reuters)

La ciudad de Las Vegas ha sido durante décadas la capital mundial de las bodas, con sus famosas ceremonias instantáneas celebradas por autoridades vestidas de Elvis Presley. Eso siempre que el rito se celebrase entre un hombre y una mujer. Pero desde las elecciones del 3 de noviembre, que en el estado de Nevada le dieron el triunfo al demócrata Joe Biden por el 50,1%, también se extendió el concepto de matrimonio a las parejas LGBTQ. Si bien podían casarse desde 2015, cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos reconoció el acceso igualitario a este derecho como de aplicación federal, ahora Nevada lo incluirá en su constitución, lo cual lo convierte en el primer estado que hace tal cosa.

Los votantes respondieron en un 62% que “sí” a la Pregunta 2 de sus boletas electorales: “¿Debería enmendarse la Constitución de Nevada para: (1) eliminar la disposición existente que reconoce que el matrimonio sólo es entre una persona del sexo masculino y una persona del sexo femenino y para exigir que el Estado de Nevada y sus subdivisiones políticas reconozcan matrimonios y emitan licencias de matrimonio a parejas independientemente de su género; (2) exigir que todos los matrimonios legalmente válidos reciban el mismo trato dentro de la ley; y (3) establecer el derecho de las organizaciones religiosas y los miembros del clero a negarse a formalizar un matrimonio y establecer que ninguna persona tiene derecho a presentar ningún reclamo en su contra por hacer valer ese derecho?”.

De ese modo, revirtieron una prohibición que databa de 2002, cuando también por voto popular se mantuvo la restricción del derecho al matrimonio sólo para heterosexuales. A la vez, la Pregunta 2 permitió que los ciudadanos del estado preservaran el derecho de las instituciones religiosas a brindar o no los servicios de bodas de acuerdo con sus convicciones.

Más votantes de Nevada aprobaron el matrimonio igualitario que los que favorecieron a Joe Biden, quien ganó allí por el 50,1% de los sufragios (EFE/David Becker)
Más votantes de Nevada aprobaron el matrimonio igualitario que los que favorecieron a Joe Biden, quien ganó allí por el 50,1% de los sufragios (EFE/David Becker)

“Da gusto que hayamos dejado que los votantes decidan", dijo a NBC News Chris Davin, presidente de Equality Nevada. “El pueblo ha decidido esto: no los jueces ni los legisladores. Esto ha sido democracia directa, como debería ser todo”. El hecho de que un porcentaje tan grande de los votantes se manifestara a favor del matrimonio igualitario “es esperanzador”, dijo a Los Angeles Times Shannon Minter, directora legal del Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas. “Este margen increíblemente amplio muestra cuánto ha cambiado nuestro país en lo que respecta a este tema”.

Para Karen Vibe, quien se mudó a Reno en 2002 y no pudo casarse con su pareja, la decisión de los votantes implicó “enmendar un error”, dijo al Times. En aquel momento se sintió traicionada por sus nuevos vecinos, que votaron a favor de prohibir el matrimonio entre personas del mismo sexo; ahora sintió “una profunda seguridad” en lo que respecta a su hogar y a su familia.

Antes de que la Pregunta 2 pudiera llegar a la boleta electoral, debió pasar —y dos veces: en 2017 y 2019— por la legislatura estatal. “Los que la apoyaban hicieron campaña por todo Nevada, argumentando que si bien la prohibición estaba extinta [en los hechos, por la decisión de la Corte Suprema en 2015], continuaba como una cicatriz en la constitución del estado”, resumió el Times. "Ex ex legislador que impulsó la resolución, Nelson Araujo, dijo que el voto de noviembre fue una culminación de cuatro años de trabajo: “Ver que mi estado mi apoyó, junto con muchos de mis amigos y mi comunidad, es un sentimiento hermoso”. En lo personal, espera aprovechar pronto el fruto de su labor: ya está comprometido con su pareja.

Chris Davin, presidente de Equality Nevada, una de las instituciones impulsoras de la enmienda constitucional, celebró: “El pueblo ha decidido esto: no los jueces ni los legisladores. Esto ha sido democracia directa, como debería ser todo” (REUTERS/Steve Marcus)
Chris Davin, presidente de Equality Nevada, una de las instituciones impulsoras de la enmienda constitucional, celebró: “El pueblo ha decidido esto: no los jueces ni los legisladores. Esto ha sido democracia directa, como debería ser todo” (REUTERS/Steve Marcus)

El estado, de hecho, apoyó que la constitución garantizara el matrimonio entre personas del mismo sexo con más entusiasmo que a Biden: un margen mayor por casi 12 puntos porcentuales.

Araujo dio crédito por el éxito a una coalición amplia, que incluyó no solo grupos progresistas sino también a republicanos como el senador estatal Ben Kieckhefer, quien escribió una columna a favor en The Las Vegas Review-Journal. “Fue una acción audaz, y lo elogio por ella”, dijo Araujo. “Es una muestra de que somos un estado pragmático: se trata de sólo un ejemplo más de que ponemos a un lado el partidismo para hacer lo correcto”.

André Wade, titular de Silver State Equality, una organización que promovió el sí a la Pregunta 2, coincidió: “Esto era lo que teníamos que arreglar. Nuestra constitución contiene lenguaje discriminatorio, y necesitamos eliminarlo. Sabemos que los ciudadanos de Nevada valoran la igualdad, y queremos que nuestra constitución lo refleje”, explicó a KTNV-TV.

Las Vegas ha sido desde la década de 1930 la capital mundial de las bodas, con sus famosas ceremonias instantáneas celebradas por autoridades vestidas de Elvis Presley (REUTERS/Eric Thayer)
Las Vegas ha sido desde la década de 1930 la capital mundial de las bodas, con sus famosas ceremonias instantáneas celebradas por autoridades vestidas de Elvis Presley (REUTERS/Eric Thayer)

Aproximadamente 30 de los 50 estados que componen el país tienen en sus constituciones provisiones que prohiben el matrimonio entre personas del mismo sexo, aunque en muchos de ellos la jurisprudencia las ha invalidado y ha permitido que hubiera igualdad en el acceso a este derecho para parejas y familias. En Virginia, la prohibición fue eliminada por una ley estatal; otros esfuerzos similares fracasaron en las legislaturas de Indiana y la Florida.

Nevada tiene una gran comunidad LGBTQ y se cuenta entre los lugares con mayor porcentaje de personas LGBTQ, detrás de la ciudad de Washington DC y el estado de Oregon, según una investigación de 2016 realizada por el Instituto Williams de la Universidad de California en Los Angeles. Desde 2014, cuando por primera vez un tribunal federal revocó la prohibición del matrimonio igualitario incluida en la constitución, la cantidad de licencias de matrimonio entre personas del mismo sexo aumentó de manera sostenida, y este año, aun a pesar de la mengua general de las bodas debida a la pandemia de COVID-19, representaron el 6% del total en el condado de Clark, donde se halla Las Vegas.

Al menos desde la década de 1930 las personas —de todo el mundo, no solo de los Estados Unidos— han viajado a Las Vegas al punto de convertir las bodas en una industria de USD 2.000 millones de dólares, de los cuales hasta el momento unos USD 100 millones están vinculados a los matrimonios entre personas del mismo sexo, según dijo al LA Times Lynn Goya, administradora del condado de Clark. "Algo que suelo escuchar siempre de las parejas del mismo sexo es que se sienten cómodas aquí”, contó. “Sienten que pueden caminar por la calle de la mano y que nadie les hará pasar un mal rato. Sienten que la comunidad es muy acogedora”.

Seguir leyendo:

“Sí, acepto”: el Congreso local de Puebla aprobó el matrimonio igualitario en el estado

Juez sigue negándose a casar dos mujeres en Cartagena, pese a acción de tutela

Así reabrieron los casinos en Las Vegas: fichas y dados higienizados, pasajes gratis y mascarillas

MAS NOTICIAS