La respuesta de Trump a Biden sobre el manejo de la pandemia: “Asumo mi responsabilidad, pero la culpa de que el virus esté acá es de China”

En el último cara a cara antes de las presidenciales del 3 de noviembre entre ambos, el candidato demócrata acusó a su rival de carecer de un plan para gestionar la crisis del coronavirus y ha calificado la labor del actual presidente de Estados Unidos como “trágica”

U.S. President Donald Trump answers a question as Democratic presidential candidate former Vice President Joe Biden listens during the final presidential debate at the Curb Event Center at Belmont University in Nashville, Tennessee, U.S., October 22, 2020. Morry Gash/Pool via REUTERS
U.S. President Donald Trump answers a question as Democratic presidential candidate former Vice President Joe Biden listens during the final presidential debate at the Curb Event Center at Belmont University in Nashville, Tennessee, U.S., October 22, 2020. Morry Gash/Pool via REUTERS

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su rival demócrata Joe Biden chocaron el jueves sobre la gestión de la pandemia, en un último debate a 12 días de las elecciones que podría permitirle al mandatario republicano recuperar terreno en las encuestas.

“Cualquiera que sea responsable de tantas muertes no debería seguir siendo presidente de Estados Unidos”, afirmó Biden, acusando a Trump de no tener ningún plan para enfrentar un virus que deja más de 220.000 estadounidenses fallecidos.

“Lo estamos combatiendo muy enérgicamente”, replicó Trump, afirmando que la vacuna “está en camino” y será anunciada “en semanas”.

Trump quien llegó sin máscara al escenario en Nashville, Tennessee, tres semanas después de ser diagnosticado con el coronavirus, habló de su propia recuperación asegurándose una vez más ser “inmune”.

“Dice que estamos aprendiendo a vivir con eso. La gente está aprendiendo a morir con eso”, le respondió Biden.

Trump acusó a su rival de querer “cerrar el país”. “No nos podemos encerrar en un sótano como lo hizo Joe”, dijo en alusión a la discreta campaña de su rival, reducida a un puñado de eventos presenciales.

Mucho está en juego para el mandatario republicano, de 74 años, y el exvicepresidente demócrata, de 77, en su último cara a cara antes del día de las elecciones el 3 de noviembre.

Unos 47 millones de estadounidenses se han sumado a una ola sin precedentes de votaciones anticipadas, y según los sondeos la mayoría que no lo hizo ya tomó una decisión. Biden lidera por 7,9 puntos porcentuales en las encuestas a nivel nacional, y por 4,1% en los estados clave, según el promedio de RealClearPolitics.

Ambos se ven las caras tras un caótico primer debate a fines de septiembre en Cleveland, Ohio, en el que Trump interrumpió sin parar a Biden y le dijo que no tenía “nada de inteligente”, mientras que éste lo llamó “mentiroso” y “payaso”, y le pidió que se callara.

Ahora, el tono parece más calmado. El duelo verbal, organizado por una comisión independiente, es moderado por Kristen Welker, corresponsal de NBC News en la Casa Blanca, quien para evitar la cacofonía puede silenciar a un candidato mientras el otro habla.

Los equipos de ambos candidatos anunciaron horas antes del debate los dos habían dado negativo en las pruebas de covid-19. Trump fue diagnosticado con el virus dos días después del enfrentamiento en Cleveland, lo cual resultó en la anulación del segundo debate programado para el 15 de octubre porque se negó a participar en formato virtual.