El gobierno de EEUU envió agentes federales a otras tres ciudades para frenar la delincuencia, pero acordó retirarlos de Portland

Se trata de Cleveland, Detroit y Milwaukee, todas urbes gobernadas por demócratas. El Fiscal General de los Estados Unidos enfatizó que la operación tenía como objetivo “la violencia depredadora como asesinatos y tiroteos”

Un agente federal con balas de gas pimienta durante las protestas en Portland (REUTERS/Caitlin Ochs)
Un agente federal con balas de gas pimienta durante las protestas en Portland (REUTERS/Caitlin Ochs)

La administración del republicano Donald Trump anunció el miércoles el envío de agentes federales a otras tres ciudades de Estados Unidos lideradas por demócratas (Cleveland, Detroit y Milwaukee) con el objetivo de ayudar a frenar el aumento de la delincuencia.

“Estas tres ciudades están experimentando un aumento inquietante de crímenes violentos, particularmente homicidios”, dijo el ministro de Justicia, Bill Barr, en un comunicado. La administración republicana ya ha enviado refuerzos federales a Chicago y Albuquerque, donde los funcionarios locales, también demócratas, han expresado sus reservas sobre esta iniciativa conocida como “Operación Leyenda”, lanzada para abordar el aumento de la delincuencia en algunas ciudades cuando los disturbios barrieron la nación después de la muerte de George Floyd bajo custodia policial de Minneapolis el 25 de mayo.

La expansión de la operación incluye el envío de 42 agentes federales a Detroit y más de 25 a Milwaukee y Cleveland, según el Departamento de Justicia. Los agentes procederán del FBI, la Administración de Control de Drogas (DEA), la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) y la Fuerza de Tarea de los Grandes Lagos del Servicio de Alguaciles de Estados Unidos.

En un testimonio ante el Congreso el martes, el Fiscal General de los Estados Unidos, William Barr, enfatizó que la Operación Leyenda tenía como objetivo “la violencia depredadora como asesinatos y tiroteos” y era distinta del despliegue controvertido de agentes federales no identificados para contrarrestar a los manifestantes en Portland, Oregon.

El fiscal de general de Estados Unidos, William Barr, testifica ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes en Washington, DC, EE.UU., este martes 28 de julio de 2020.  (EFE/EPA/Chip Somodevilla)
El fiscal de general de Estados Unidos, William Barr, testifica ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes en Washington, DC, EE.UU., este martes 28 de julio de 2020. (EFE/EPA/Chip Somodevilla)

Los homicidios son casi un 31 por ciento más altos en Detroit, más del 13 por ciento en Cleveland, y han aumentado un 85 por ciento en Milwaukee este año en comparación con 2019, dijo el Departamento de Justicia.

Por otra parte, el contingente de policías federales en Portland (Oregon), que protagonizó durante semanas duros enfrentamientos con manifestantes, comenzará a retirarse el jueves, anunció la gobernadora del estado de Oregon en Twitter.

“Después de mis conversaciones con el vicepresidente (Mike) Pence y otros, el gobierno federal ha acordado retirar a los oficiales federales de Portland”, escribió la gobernadora Kate Brown este miércoles.

“Han actuado como una fuerza de ocupación y han traído violencia”, indicó en referencia a los duros enfrentamientos con los manifestantes que desde hace semanas protestan contra el racismo y la brutalidad policial tras la muerte de George Floyd. “A partir de mañana (jueves), todos los agentes de Aduanas y Protección de Fronteras y de (la policía migratoria) ICE dejarán el centro de Portland”.

“Nuestros agentes locales de la Policía Estatal de Oregon estarán en el centro para proteger el derecho de los oregonianos a la libertad de expresión y mantener la paz”, agregó la funcionaria. “Centremos las demandas del movimiento Black Lives Matter de justicia racial y responsabilidad policial. Es hora de tomar medidas audaces para reformar las prácticas policiales”.

Trump, un republicano, ha tratado de promover un mensaje de orden público antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, dirigido a las ciudades controladas por los demócratas. Los críticos dicen que la administración está tratando de desviar la atención de su respuesta ampliamente criticada a la pandemia de coronavirus, una de las razones por las que está siguiendo al retador demócrata Joe Biden en las encuestas de opinión.

El lunes, seis alcaldes, todos demócratas, instaron al Congreso en una carta a detener el despliegue de las fuerzas federales en sus ciudades, diciendo que ha aumentado las tensiones en las protestas contra el racismo provocadas por la muerte de Floyd.

Una manifestante en medio del gas lacrimógeno lanzado por la policía en Portland (REUTERS/Caitlin Ochs)
Una manifestante en medio del gas lacrimógeno lanzado por la policía en Portland (REUTERS/Caitlin Ochs)

Al mismo tiempo, los alcaldes de Chicago y Detroit han indicado que agradecerían la ayuda federal para investigar y enjuiciar delitos violentos, siempre y cuando la operación no se parezca a la de Portland.

En la ciudad de Oregon, los agentes federales sin identificación han sido acusados de llevar a los manifestantes a camionetas sin identificación, una posible violación de sus derechos civiles.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Estados Unidos anunció la retirada de unos 12.000 militares de Alemania

Donald Trump se lamentó de la baja aprobación de su gestión en la pandemia: “Nadie me quiere, debe de ser mi personalidad”

MAS NOTICIAS