Estados Unidos registró miles de muertes por problemas al corazón adicionales al conteo de víctimas del coronavirus

El temor por la pandemia redujo considerablemente las consultas de emergencia y de rutina. Los especialista advierten que los efectos se notarán más allá de la pandemia

(Reuters)
(Reuters)

El coronavirus ha causado cerca de 130 mil muertos en Estados Unidos, pero los efectos de la crisis arrojan una cifra considerablemente mayor de fallecidos, según se desprende de la revisión de las estadísticas publicadas por las autoridades norteamericanas, principalmente por afecciones cardíacas que no recibieron atención médica.

Comparar el promedio de muertes de los últimos cinco años y observar el excedente de decesos en 2020 suele ser una metodología adecuada para calcular las víctimas del Covid-19, especialmente para los primeros meses en los que no había testeos masivos. Sin embargo, no todo ese excedente corresponde a pacientes contagiados no diagnosticados, ya que otras miles de personas han muerto por efectos colaterales, como la falta de atención por la saturación de hospitales o, en lugares menos afectados, por el propio miedo a asistir a un centro de salud.

Según un estudio de la Universidad de Yale y publicado por el Journal of Internal Medicine JAMA, entre marzo y mayo hubo un 18% de muertes adicionales al promedio, de las cuales un 22% no estuvieron relacionadas al coronavirus. Pero sí podría decirse que estuvieron vinculadas a la pandemia.

Un relevamiento del Washington Post señaló que los hospitales casi no recibieron nuevos pacientes con problemas cardíacos, cáncer, infartos y otras consultas habituales que solían poblar las salas de espera. El análisis del Post hizo particular foco en la ciudad de Nueva York, que se convirtió en el epicentro de la pandemia: allí, entre marzo y mayo, las muertes por afecciones al corazón aumentaron en 4.700 con respecto al promedio. Cuando el conteo incluye a cinco estados también afectados por la pandemia, el excedente llega al 27%.

Personal de Departamento de Bomberos de Nueva York llega con un paciente al St. John's Episcopal Hospital. Queens, Nueva York, Estados Unidos, 20 de mayo de 2020. REUTERS/Brendan McDermid
Personal de Departamento de Bomberos de Nueva York llega con un paciente al St. John's Episcopal Hospital. Queens, Nueva York, Estados Unidos, 20 de mayo de 2020. REUTERS/Brendan McDermid

Esto está en línea con lo que temíamos que pase: que faltaba gente, que estaba muriendo por otras enfermedades”, indicó al Post Nahid Bhadelia, directora de la unidad de patógenos especiales de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston.

Las propias cifras de las autoridades federales confirman esta situación: entre el 15 de marzo y el 23 de mayo, las visitas a las salas de emergencia cayeron un 23% para ataques al corazón, 20% para infartos y 10% para crisis de glucosa (complicación de diabetes) en comparación al promedio de las 10 semanas previas.

Diabetes, precisamente, es otra de las enfermedades que más víctimas sumó al balance, con unas 1.300 muertes. “Es el tipo de enfermedad que requiere un buen seguimiento y monitoreo entre el paciente y los médicos”, explicó al Post el especialista cardiovascular Gregory Piazza. Menciona también la falta de ejercicio e incluso el temor a salir a comprar los medicamentos recetados.

Piazza, además, teme que los efectos duren más allá de la pandemia. Aún si la crisis terminase pronto (poco factible según los expertos estadounidenses) y las salas de consulta volviesen a la demanda habitual, no descarta la posibilidad de que una ola de pacientes que acumularon problemas que se fueron complicando por no haber recibido atención a tiempo, con más posibilidades a sufrir un infarto.

En tanto, Norman Sharpless, director del Instituto Nacional del Cáncer, ha advertido que es posible que miles de pacientes mueran en los próximos años por la demora en citas, diagnósticos y tratamientos de la enfermedad en su etapa temprana, clave para detener el avance en el cuerpo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Trump celebró la histórica caída del desempleo en EEUU: “Nuestra economía está volviendo a rugir”

EEUU registró un nuevo récord de contagios con más de 52.000 casos en las últimas 24 horas

MAS NOTICIAS