Texas suspendió la reapertura económica por el repunte de contagios de coronavirus

El gobernador anunció una pausa en el proceso de desconfinamiento para apoyar los esfuerzos de contención frente al avance de la epidemia en el estado, que reportó 11.000 nuevos casos en los últimos dos días

Un salón de peluquería en Houston atiende con instalaciones de separación (Reuters)
Un salón de peluquería en Houston atiende con instalaciones de separación (Reuters)

Texas anunció este jueves una “pausa” en el desconfinamiento iniciado en este estado del sur de Estados Unidos debido “al reciente aumento de los casos de Covid-19 y de las hospitalizaciones”.

Esta pausa temporal ayudará a nuestro estado a contener la propagación (del coronavirus) hasta que podamos ingresar en la nueva fase de reactivación de los comercios”, dijo el gobernador Greg Abbot en un comunicado, en el que también pide a la población usar barbijo y respetar el distanciamiento físico. Hasta la fecha, Texas reporta un total de 131 mil casos y 2.292 muertes, pero en las últimas dos semanas hubo una seguidilla de nuevos récords de contagios diarios.

El líder estatal aclaró que los comercios que ya reabrieron no tendrán que volver a cerrar su puertas, pero el proceso se detendrá para aquellos que aún están sin atender al público. “Nos centramos en estrategias que frenen la propagación de este virus y que al mismo tiempo permitan a los tejanos seguir ganando un sueldo para mantener a sus familias”, dijo Abbott en un comunicado. “Lo último que queremos hacer como estado es retroceder y cerrar negocios”.

Este lunes, el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, había admitido que los fuertes incrementos de casos posiblemente obligarán a ordenar cierres de empresas y confinamientos en ciertas áreas del país, pero sostuvo que no se producirá una paralización nacional. En una entrevista con la cadena Fox Business, el consejero de Trump sostuvo que aún esperaba ver una recuperación robusta de la economía y anticipó un repunte de 20% en la actividad durante el tercer cuarto trimestre de este de año.

Sede de exámenes de deiagnóstico en Houston, Texas (AP)
Sede de exámenes de deiagnóstico en Houston, Texas (AP)

Texas, uno de los estados más agresivos en la reapertura a principios de junio, reportó en la víspera un récord de más de 6.000 nuevos casos diarios y un preocupado gobernador Greg Abbott dijo que ante la “desenfrenada” propagación del virus, el lugar “más seguro” era quedarse casa, y que de ser necesario salir, se recomendaba el uso de la mascarilla. “Si no somos capaces de frenar la propagación en las próximas semanas, tendremos que reevaluar el grado de apertura de los negocios”, dijo ayer al canal local de NBC. “Si no se contiene... estará completamente fuera de control”.

“Ahora está claro que Texas no es inmune a COVID-19”, añadió este responsable aliado del presidente Donald Trump, quien se ha felicitado por su parte por el “gran trabajo” hecho por su gobierno para contener el virus.

El gobernador Greg Abbott (AP)
El gobernador Greg Abbott (AP)

Texas atribuye el incremento al feriado por el día de los caídos, que llevó a miles de personas a playas y otros espacios públicos, así como a los festejos por las graduaciones escolares. La próxima semana, con las celebraciones por el Día de la Independencia, podría verse un escenario similar

(Con información de AFP y AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

¿Cómo nos contagiamos de coronavirus? Entre los expertos hay cada vez más consenso

Pese al aumento de los contagios de COVID-19, los investigadores reducen los pronósticos de muertes en EEUU

MAS NOTICIAS