Ejecutivos del laboratorio que investiga una prometedora vacuna contra el coronavirus vendieron sus acciones y ganaron USD 89 millones

Los directores de Moderna Therapeutics se desprendieron de parte de su paquete accionario mientras la compañía busca recaudar mil millones de dólares adicionales en el mercado para solventar las pruebas clínicas

La sede de Moderna Therapeutics, que está desarrollando una vacuna contra el coronavirus (COVID-19), en Cambridge, Massachusetts (Reuters)
La sede de Moderna Therapeutics, que está desarrollando una vacuna contra el coronavirus (COVID-19), en Cambridge, Massachusetts (Reuters)

Mientras el mundo está pendiente de las pruebas que realiza el laboratorio Moderna para ver si funciona su vacuna contra el Covid-19, sus cinco principales ejecutivos vendieron parte de sus acciones de la compañía en lo que va de 2020 y obtuvieron ganancias por USD 89 millones, unos USD 17,8 millones promedio para cada uno.

La venta ocurrió mientras las acciones de la compañía suben rápidamente ante la expectativa por la vacuna que podría detener la propagación de la pandemia. Aunque la venta estaba programada previamente de acuerdo a un plan que permite a los trabajadores de la compañía comprar y vender sus acciones en fechas futuras, la transacción podria encender las alarmas del resto de los accionistas, más luego de la reciente decisión de ofrecer en el mercado mil millones de dólares adicionales en acciones de la compañia para hacer frente a las investiagaciones que se están llevando a cabo

Si las pruebas de la vacuna que están en su etapa inicial pueden algún día prevenir la infección con coronavirus y los mejores días de la compañía están por venir, ¿por qué sus ejecutivos están vendiendo sus acciones?”, es una pregunta natural que se hace este miércoles la web Statnews, especializada en información científica.

Jay Clayton, el presidente de la Comisión de Valores y Bolsa (SEC, por sus siglas en inglés), advirtió a las empresas que no vendan acciones durante la pandemia de coronavirus, lo que ha provocado la volatilidad del mercado e inflado las valoraciones de empresas biotecnológicas como Moderna. “Hemos dicho durante mucho tiempo, en esta circunstancias volátiles, ‘por favor practique una buena cultura corporativa’”, dijo a CNBC. “¿Por qué querrías siquiera plantear la duda de que estabas haciendo algo inapropiado?”.

Las pruebas inciales de la vacuna de Moderna han dado buenos resultados, pero aun falta para llegar a una conclusión sobre su efectividad.
Las pruebas inciales de la vacuna de Moderna han dado buenos resultados, pero aun falta para llegar a una conclusión sobre su efectividad.

La idea detrás de las operaciones programadas de venta de acciones, explica Statnews, es permitir que los ejecutivos, que muchas veces tienen su fortuna atada a accciones, puedan ir obteniendo liquidez.

Siempre existe la otra posibilidad, que estos ejecutivos sepan que todo esto no va a funcionar y que esten vendiendo mientras pueden sacar provecho del alza en el valor de las acciones”, explicó Thomas Lys, profesor de contabilidad de la Northwestern Univerity. “Pero no se puede saber si este es el caso, y ciertamente tienen manera de desmentirlo”.

Lo cierto es que Tal Zaks, el director médico de Moderna, comenzó el año con casi 100.000 acciones de la compañía. A finales de febrero, días antes de que Moderna anunciara que su vacuna contra el coronavirus estaba lista para ser probada en humanos, empezó a vender 10.000 acciones a la semana. Durante las siguientes 11 semanas, mientras la pandemia empujaba el precio de las acciones de Moderna de 18 a 50 dólares, Zaks liquidó toda su posición, ganando 3,4 millones de dólares en el proceso. Una vez que se le acabaron las acciones, comenzó a ejercer opciones a un precio de 12,21 dólares por acción. Durante las dos semanas siguientes, vendió más de 250.000 acciones de Moderna a un precio medio de 67 dólares. Zaks se benefició de más de 18 millones de dólares en sus operaciones de 2020. Actualmente no tiene ninguna acción de Moderna.

Otros ejecutivos han obtenido ganancias millonarias y aún preservan acciones de la compañía. “Lamentablemente nunca podremos separar las operaciones de liquidez de las operaciones basadas en información privilegiada, porque no podemos mirar fácilmente en la mente de la persona”, dijo Andrew Lo, profesor de finanzas de la Escuela de Administración Sloan del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La vacuna contra el coronavirus del laboratorio norteamericano Moderna presentó resultados prometedores en la primera fase de los ensayos



MAS NOTICIAS