Un grupo de especialistas de EEUU expuso caminos alternativos para superar la crisis del coronavirus

Estados Unidos registra el mayor número de casos con coronavirus en todo el mundo, con más de 135.000 y al menos 2.381 muertos

(Foto: EFE/EPA/TANNEN MAURY/Archivo)
(Foto: EFE/EPA/TANNEN MAURY/Archivo)

Estados Unidos registra el mayor número de casos con coronavirus en todo el mundo, con más de 135.000 y al menos 2.381 muertos. Al mismo tiempo, crece el anhelo entre los estadounidenses de reabrir sus comunidades, al igual que su deseo de volver a la normalidad.

En un esfuerzo por trazar caminos hacia ese objetivo, expertos en salud pública presentaron dos posibles caminos.

El primero, de Ezekiel Emanuel, experto en políticas de salud y vice-preboste de la Universidad de Pennsylvania, sugiere que los bloqueos podrían disminuir en junio. El segundo, del ex comisionado de la Administración de Drogas y Alimentos, Scott Gottlieb, no establece una fecha, sino que muestra la evidencia de que las comunidades necesitarían comenzar a levantar algunas de las restricciones más severas.

Ambas hojas de ruta se basan en que Estados Unidos aumente drásticamente las pruebas para detectar el COVID-19, y que los hospitales adquieran suministros suficientes en un momento de demanda mundial extraordinaria y escasez creciente.

La hoja de ruta de Gottlieb prevé cuatro fases. La fase 1 representa la situación actual, en la cual el brote está creciendo. Solo una vez que se alcanzan ciertos umbrales (los hospitales pueden hacer frente al flujo de pacientes entrantes y los nuevos casos han disminuido en un área en particular durante al menos 14 días), podría comenzar la Fase 2.

(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Durante esa etapa, los esfuerzos de distanciamiento físico habrán disminuido la propagación de la enfermedad hasta el punto en que las escuelas y algunos otros tipos de funciones sociales puedan reanudarse, aunque las personas de 70 años o más y otras personas con mayor riesgo del virus aún tendrían que restringir su enfermedad.

El informe sugiere que los condados o estados pueden pasar de la Fase 1 a la Fase 2, y volver a la Fase 1 si la contención comienza a erosionarse, en diferentes momentos, según las condiciones locales. Rivers reconoció que no será pronto.

No creo que estemos cerca de salir de la Fase 1”, dijo. “Creo que quedarnos en casa es lo que debemos estar haciendo en este momento. Y qué tan rápido lleguemos a la Fase 2 dependerá realmente de cuán efectivas sean nuestras intervenciones ahora y cuán agresivamente podamos ampliar nuestras capacidades”.

La fase 3, el levantamiento de todas las restricciones, solo ocurriría cuando haya una vacuna disponible para prevenir infecciones y terapias para salvar a las personas infectadas. Gottlieb cree que las vacunas podrían estar a dos años de distancia, pero confía en que algunas terapias funcionarán en verano. La fase 4 implicaría la planificación para desarrollar la capacidad del país para responder a la próxima amenaza biológica.

Gottlieb, ahora miembro del American Enterprise Institute, reconoció que algunos aspectos de su informe de hoja de ruta de 20 páginas pueden parecer poco realistas en este momento. Hay, por ejemplo, una demanda mundial extraordinaria en equipo de protección para los trabajadores de la salud. Pero dijo que eso no debería disminuir la importancia de la hoja de ruta.

(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Lo que quería hacer con esto fue establecer hitos medibles muy claros y objetivos muy claros de lo que puede mejorar cuando se alcanzan esos hitos”, dijo a STAT. “Y dale a la gente algo para disparar. Porque creo que los informes que no son muy granulares no son muy útiles".

Emanuel, quien describió su hoja de ruta en un artículo de opinión en el New York Times, estimó que si no se ralentiza la propagación del virus, casi un tercio de los estadounidenses se infectarán a principios de mayo. Si la tasa de mortalidad de Covid-19 es del 1%, ese nivel de transmisión conduciría a 1,000,000 de muertes, señaló.

Basado en la respuesta de China al virus, sugirió que una orden nacional de refugio en el lugar durante las próximas ocho a 10 semanas, excluyendo a los trabajadores de servicios esenciales, debería reducir la transmisión del virus.

En el intervalo, los funcionarios de salud necesitarán desplegar “miles de equipos para rastrear contactos de todos los nuevos casos de Covid-19 utilizando datos de teléfonos celulares, datos de redes sociales y datos de pruebas de termómetro y similares”, escribió Emanuel. “Sería más fácil levantar la cuarentena nacional si aislamos nuevos casos, encontramos y probamos todos sus contactos y aislamos a cualquiera de ellos que pueda estar infectado”.

Michael Osterholm, ex epidemiólogo estatal de Minnesota y director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota, dijo que los departamentos de salud pública que carecen de recursos actualmente no tienen la mano de obra para operar a esta escala.

(Foto: REUTERS/Yves Herman)
(Foto: REUTERS/Yves Herman)

Sugirió que si los departamentos tuvieran los recursos para contratar y capacitar a miles de personas recién desempleadas, quizás este trabajo podría hacerse.

En términos más generales, a Osterholm le preocupaba que ninguna de las nuevas hojas de ruta capturara adecuadamente el impacto que la escasez de suministro tendrá en los esfuerzos de contención.

Doy la bienvenida a este tipo de discusiones. Necesitan suceder ahora mismo. Y creo que deben ser aspiracionales, lo cual creo que tanto los planes de Ezequiel como los de Scott se esfuerzan por ser. Pero también tienen que basarse en la realidad", dijo.

Mientras que Gottlieb y Rivers creen que las pruebas en los Estados Unidos están aumentando sustancialmente y que estarán más disponibles en el futuro, Osterholm ha advertido la escasez de los químicos necesarios para las pruebas.

Del mismo modo, el informe de Gottlieb y Rivers llama a casi duplicar el número de ventiladores que los hospitales tienen a su disposición, pasando de los tres actuales por cada 10.000 personas a un objetivo de cinco a siete por cada 10.000, en su Fase 1. Pero todos los países necesitan más ventiladores ahora. No es probable que aumentar la producción de estas máquinas sea fácil.

Osterholm señaló que Medtronic, un fabricante de las máquinas, obtiene 1.500 piezas de entre 14 y 20 países para cada ventilador.

Algunas de las recomendaciones de Gottlieb y Rivers podrían ser más fáciles de implementar. Sugieren, por ejemplo, que se debe instar al público a comenzar a usar máscaras de tela en público, no máscaras quirúrgicas de papel que ya escasean en los hospitales, sino máscaras que se pueden hacer en casa o comprar en línea.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Qué dicen las encuestas entre Donald Trump y Joe Biden en plena crisis de coronavirus

Una reconocida periodista de CBS News murió por coronavirus

Levantaron un hospital de campaña en pleno Central Park de Nueva York para pacientes con coronavirus

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos