Semana crítica en EEUU contra el coronavirus: un médico propuso cooperación para producir y distribuir respiradores antes de que sea tarde

El equipamiento clave para preservar la vida de una persona con los pulmones llenos de fluido faltó en Italia y faltará en las grandes ciudades como Nueva York. Un profesor de Harvard propuso acciones de emergencia

Cuando los pulmones llenos de fluidos no pueden oxigener la sangre, un respirador lo hace y permite que el paciente tenga la oportunidad de evolucionar favorablemente. (REUTERS/Arnd Wiegmann)
Cuando los pulmones llenos de fluidos no pueden oxigener la sangre, un respirador lo hace y permite que el paciente tenga la oportunidad de evolucionar favorablemente. (REUTERS/Arnd Wiegmann)

“Sin una acción urgente, partes de los Estados Unidos se quedarán sin respiradores en las semanas por venir”, advirtió Daniel Horn, médico del Hospital General de Massachusetts y experto en salud poblacional de la Escuela de Medicina de Harvard en una columna para The New York Times. La reserva estratégica nacional, según Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID), es de 12.700 respiradores; la situación que causa la pandemia del COVID-19 es tan crítica que el presidente Donald Trump, en diálogo con los gobernadores de los 50 estados, les dijo que más allá de lo que pudiera hacer el gobierno federal, trataran de conseguirlos por sí mismos.

“Los respiradores son máquinas de respiración mecánicas que resultan una herramienta crucial para salvar vidas cuando los pulmones de un paciente se llenan de fluidos, lo cual dificulta que los pulmones oxigenen la sangre”, explicó Horn. En uno de los primeros estudios de gran escala realizados en Wuhan, el punto original del nuevo coronavirus, el 5% de los pacientes necesitó pasar a terapia intensiva y el 2,3% debió ser conectado a un respirador. “Imaginemos un 2,3% de los quizá millones de estadounidenses que se espera que se infecten en los próximos tres meses”, propuso el médico de Harvard. “Simplemente no habrá máquinas suficientes, en particular en las ciudades grandes”.

En todos los Estados Unidos se calcula un total de 160.000 de respiradores, y en la ciudad de Nueva York, donde viven 8,5 millones de personas, hay 6.000.

“Sin una acción urgente, partes de los Estados Unidos se quedarán sin respiradores en las semanas por venir”, advirtió Daniel Horn. (China Daily via REUTERS)
“Sin una acción urgente, partes de los Estados Unidos se quedarán sin respiradores en las semanas por venir”, advirtió Daniel Horn. (China Daily via REUTERS)

Horn cree que es posible evitar la crisis y para eso propuso tres acciones: incrementar la producción de respiradores, organizar la logística de su distribución inteligente y capacitar a gente para operarlos.

Además de anuncios como el de la directora ejecutiva de General Motor, Mary Barra, quien aseguró que la firma trabajaba ya con Ventec Life Systems, una de las pocas fábricas de respiradores en los Estados Unidos, para aumentar la producción, el médico recordó que “la Casa Blanca dijo que se puede invocar la Ley de Producción de Defensa para obligar a las empresas a fabricar el equipo necesario en un momento de crisis”.

Con respecto a la distribución, demostró que es un problema más complejo de lo que parece: “Una vez que la industria incremente rápidamente la producción de respiradores, ¿adónde habría que entregarlos? ¿Qué hospitales los necesitan más?”, planteó. “La verdad es que no tenemos idea. Actualmente contamos con un enfoque individual, por el cual algunos hospitales dirán ‘los llevamos todos’ mientras que otros no tendrán el capital para hacer esas compras grandes de manera anticipada y tendrían que confiar en la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), que se verá forzada a racionar el escaso equipamiento para salvar vidas".

Además de incrementar la producción de manera urgente, dijo el médico, hace falta una distribución inteligente y la capacitación del personal para utilizarlo. (@alandrummond)
Además de incrementar la producción de manera urgente, dijo el médico, hace falta una distribución inteligente y la capacitación del personal para utilizarlo. (@alandrummond)

Del mismo modo que los médicos y demás personal de la salud está en alerta para realizar lo que sea necesario, no sólo las funciones para las que originalmente fue contratado en su trabajo, también otros tendrán que hacer a un lado las tareas habituales. “Las grandes empresas tecnológicas necesitan construir y escalar rápidamente una plataforma nacional de control de respiradores, basada en la nube, que pueda rastrear en tiempo real la capacidad de terapia intensiva y de suministro de respiradores en todo el país”, propuso.

“Una plataforma semejante —que Silicon Valley podría construir y FEMA podría utilizar— permitiría que los hospitales de la nación informaran a diario sobre su estado de camas en las unidades de cuidados intensivos y su suministro de respiradores, en una iniciativa de intercambio de datos sin precedentes”.

Por último, del mismo modo que el estado de Nueva York ha convocado a personal médico y de enfermería retirado a sumarse a cooperar en la crisis del COVID-19, porque además de camas adicionales en hospitales más pacientes implican más profesionales que los atiendan, habría que planificar la capacitación de personas para operar los respiradores. “Que los hospitales posean máquinas no quiere decir que tengan gente que sepa cómo usarlas”, recordó Horn. “Los terapeutas respiratorios, los enfermeros de terapia intensiva, los médicos de cuidados críticos y los anestesiólogos van a escasear. Pero si yo pude ajustar con éxito la configuración de un respirador en una terapia intensiva cuando era un residente de 28 años, confío en que podemos entrenar a otros profesionales de la salud sobre los principios básicos para poner en uso este equipamiento de vida o muerte”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

EEUU ya es el tercer país con más casos de coronavirus del mundo y las autoridades advierten: “Lo peor está por venir”

Cómo es el ingenioso aparato israelí que podría ser la solución a la escasez de respiradores


MAS NOTICIAS