Chief Justice of the United States John Roberts stands with Senate Chaplain retired Rear Adm. Barry Black during an opening prayer at the Senate impeachment trial of U.S. President Donald Trump in this frame grab from video shot in the U.S. Senate Chamber at the U.S. Capitol in Washington, U.S., January 27, 2020. U.S. Senate TV/Handout via Reuters
Chief Justice of the United States John Roberts stands with Senate Chaplain retired Rear Adm. Barry Black during an opening prayer at the Senate impeachment trial of U.S. President Donald Trump in this frame grab from video shot in the U.S. Senate Chamber at the U.S. Capitol in Washington, U.S., January 27, 2020. U.S. Senate TV/Handout via Reuters

El Senado de los Estados Unidos culminó este miércoles con la primera jornada de dos jornadas de preguntas a las partes involucradas en el juicio político al presidente Donald Trump.

Durante ocho horas, los siete congresistas demócratas que actúan como fiscales (managers) y la defensa, compuesta por abogados de la Casa Blanca, contestaron las preguntas de los 100 senadores -que actúan como fiscales del proceso- al respecto de los hechos en el centro de la acusación: que Trump retuvo cientos de millones de dólares en ayuda militar destinada a Ucrania a cambio de que el gobierno investigara a Hunter Biden, hijo de uno de los candidatos presidenciales demócratas, Joe, y luego obstruyó la investigación del Congreso al respecto.

Los demócratas, impulsores del proceso, buscan convencer a suficientes republicanos acerca de la necesidad de llamar testigos vinculados al caso. El principal objetivo es el ex asesor nacional de seguridad de la Casa Blanca John Bolton.

Esto así debido a que el domingo The New York Times publicó un artículo en el que indicó que el libro que comenzó a escribir al dejar la Casa Blanca, Bolton respalda la versión de los demócratas respecto a los hechos que derivaron en el juicio político.

La revelación causó que distintos republicanos insinuaran que podrían estar a favor de llamar a Bolton a testificar. Los demócratas necesitan que al menos 4 de los 53 republicanos en el Senado apoyen su moción. Hasta el martes, tres habían realizado declaraciones públicas al respecto: Mitt Romney, Susan Collins y Lisa Murkowski.

De hecho, el líder republicano en la Cámara, Mitch McConnell, informó que todavía no cuenta con los votos suficientes para impedir que se llame a testigos, el objetivo de los líderes del partido en el proceso. No hubo cambios tangibles en ninguna voluntad durante el miércoles.

En esta imagen tomada de un video, el líder de la mayoría en el Senado Mitch McConnell habla durante el juicio político al presidente Donald Trump el martes 28 de enero de 2020, en Washington. (Senate Television via AP)
En esta imagen tomada de un video, el líder de la mayoría en el Senado Mitch McConnell habla durante el juicio político al presidente Donald Trump el martes 28 de enero de 2020, en Washington. (Senate Television via AP)

De conseguir los votos necesarios para implementar el bloqueo, el juicio político terminaría después de la ronda de preguntas y probablemente con un sobreseimiento, considerando que se necesitan 67 votos a favor de la destitución y los republicanos se han mostrado firmes detrás de Trump.

El Presidente, no obstante, fue enfático a la hora de negar la información: “NUNCA le dije a John Bolton que la ayuda a Ucrania estaba vinculada a las investigaciones de los demócratas, incluidos los Biden”, tuiteó Trump el lunes. “Si John Bolton dijo esto, fue solo para vender un libro”, agregó.

En tanto, durante el transcurso de la sesión, el Presidente publicó en su cuenta de Twitter un video de una entrevista que Bolton brindó a Fox News en agosto de 2019. En ella, Bolton, quien todavía se desempeñaba en su puesto, hablaba de la llamada entre Trump y el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky -en la que los demócratas indican que se cometió el crimen- y la describía como “cálida y cordial”. “TERMINÓ EL JUEGO”, fue el mensaje en mayúsculas que acompañó la publicación.

Sin embargo, en la tarde del miércoles la Casa Blanca tomó acciones para evitar su publicación: informó que Bolton no puede hacerlo en el momento debido a que, después de una revisión preliminar del manuscrito —un proceso de investigación aplicado a cualquier empleado de la Casa Blanca que escriba libros sobre su paso por el Gobierno— se determinó el mismo contenía “cantidades significativas de información clasificada”.

“Parte de esta información está en el nivel secreto superior”, dijo el Consejo Nacional de Seguridad en una carta al abogado de Bolton, Charles Cooper, y agregó que “el manuscrito no puede publicarse ni divulgarse sin la eliminación de esta información clasificada”.

Más sobre este tema: