El mandatario muestra la orden ejecutiva (AP Photo/Manuel Balce Ceneta)
El mandatario muestra la orden ejecutiva (AP Photo/Manuel Balce Ceneta)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, celebró la festividad judía de Janucá este miércoles con un cambio de la definición del judaísmo, una decisión que permitirá detener un movimiento de boicot a Israel que se extiende en las universidades locales.

Trump, que se define a sí mismo como el presidente más proisraelí de la historia de Estados Unidos, aprovechó el evento anual para intentar seducir a los votantes judíos estadounidenses, tradicionalmente prodemócratas, de cara a los comicios de 2020. “Siempre estaré del lado de nuestro apreciado amigo y aliado el Estado de Israel”, declaró el mandatario republicano durante una reunión en la Casa Blanca.

Durante una recepción en la Casa Blanca con motivo de la festividad judía de Janucá, Trump firmó una orden ejecutiva que formaliza una campaña que ya había lanzado su Departamento de Educación para combatir los movimientos de boicot a Israel en las universidades del país.

La orden no llega a clasificar el judaísmo como nacionalidad, como habían rumoreado algunos medios, pero sí promueve una definición de antisemitismo que, entre otras cosas, incluye “las afirmaciones de que la existencia del Estado de Israel es racista”.

El cambio tendrá un importante efecto legal ya que permitirá al gobierno tomar medidas contra el movimiento internacional Boicot, Desinversiones y Sanciones, que busca tomar represalias contra Israel por su trato a los palestinos. El grupo se está extendiendo en las universidades estadounidenses.

El último fin de seman, Donald Trump participó en eventos con la comunidad judía de cara a las próximas elecciones (Reuters)
El último fin de seman, Donald Trump participó en eventos con la comunidad judía de cara a las próximas elecciones (Reuters)

El decreto establece que la discriminación contra los judíos está cubierta por el título VI de la ley estadounidense de derechos civiles de 1964, que prohíbe que las instituciones que reciban fondos federales muestren un sesgo hacia ciertas personas en base a “su raza, color u origen nacional”.

Con el texto firmado por el presidente, la administración podrá recortar fondos gubernamentales a las universidades que no hagan lo necesario para bloquear la campaña de boicot. “Nuestro mensaje a las universidades es que si quiere aceptar la enorme cantidad de dólares federales que reciben cada año, tienen que rechazar el antisemitismo”, expresó Trump.

Un asistente usa una kipá con el lema de campaña de Trump (Reuters)
Un asistente usa una kipá con el lema de campaña de Trump (Reuters)

El gobierno israelí siempre ha afirmado que la campaña de boicot en su contra es fruto del antisemitismo.

Para Jeremy Ben-Ami, presidente de la organización progresista judía J-Street, el decreto presidencial “parece menos destinado a combatir el antisemitismo que a limitar la libertad de expresión y atacar a los críticos de Israel en las universidades”.

(Con información de AFP y EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: