Los sobornos tenían como destinatario a Vadim Mikerin, empleado de Tenex, subsidiaria de la empresa estatal rusa de energía nuclear Rosatom (REUTERS/Benoit Tessier)
Los sobornos tenían como destinatario a Vadim Mikerin, empleado de Tenex, subsidiaria de la empresa estatal rusa de energía nuclear Rosatom (REUTERS/Benoit Tessier)

Un empresario estadounidense fue hallado el viernes culpable de pagar sobornos a un empleado de la compañía estatal de energía nuclear de Rusia, Rosatom, a cambio de lucrativos contratos para el transporte de uranio, según ha informado el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Mark Lambert, de 56 años y presidente de Transportation Logistics Inc. violó la Ley de Prácticas de Corrupción en el Extranjero (FCPA) y cometió delitos de fraude postal y conspiración, de acuerdo a un tribunal del estado de Maryland, aunque fue absuelto por cargos de lavado de dinero, reportó el periódico The Wall Street Journal.

“En vez de seguir las reglas, el defendido y los otros conspiradores utilizaron empresas ficticias, cuentas bancarias en el extranjero y recibos falsos para esconder su esquema de corrupción. Este veredicto debería servir como una poderosa disuasión para las empresas que estén considerando si vale la pena el riesgo de menoscabar al mercado y el estado de derecho pagando sobornos a funcionarios extranjeros”, señaló el fiscal Jonathan Lenzner, citado por el Washington Post.

Los abogados del empresario analizan una posible apelación mientras esperan la sentencia, que llegará el 9 de marzo de 2020 y podría alcanzar un máximo de 5 años por violar la FCPA y hasta 20 años por el fraude postal.

Tras la caída de la URSS, Rusia se encontró con un excedente de uranio difícil de controlar, y comenzó a exportarlo a Estados Unidos. En la foto la planta nuclear de Beloyarsk (www.rosenergoatom.ru)
Tras la caída de la URSS, Rusia se encontró con un excedente de uranio difícil de controlar, y comenzó a exportarlo a Estados Unidos. En la foto la planta nuclear de Beloyarsk (www.rosenergoatom.ru)

Lambert fue hallado culpable de participar de un plan para sobornar a Vadim Mikerin, residente de Estados Unidos y empleado de Techsnabexport (Tenex), subsidiaria de Rosatom, la empresa que maneja el monopolio de abastecimiento y exportación de uranio en Rusa, para obtener contratos para su empresa.

En 1993, dos años después de la caída de la Unión Soviética, la Federación Rusa comenzó a desprenderse de sus excedentes de uranio, los cual no estaba en condiciones de resguardar con seguridad, a cambio de divisas que el país necesitaba desesperadamente en aquellos años de declive económico y caos político.

En consecuencia, Rosatom vendió durante una década grandes cantidades de este mineral, utilizado principalmente en reactores nucleares de potencia. Entre 1993 y 2013 Tenex pagó unos 33 millones de dólares a Transportation Logistics Inc. para su transporte seguro, de acuerdo al FCPA Blog, que monitorea violaciones a esta ley.

El pago de sobornos comenzó al menos desde 2009 mediante la confección de recibos inflados de parte de Transportation Logistics Inc. para servicios que nunca fueron provistos a Tenex. La diferencia resultante era utilizada para pagar a Mikerin y asciende a cerca de 1,7 millones de dólares en total, de acuerdo al Washington Post.

Los lucrativos contratos de Tenex tenía como objeto el transporte de uranio desde Rusia a Estados Unidos (Archivo DEF)
Los lucrativos contratos de Tenex tenía como objeto el transporte de uranio desde Rusia a Estados Unidos (Archivo DEF)

El dinero era enviado por transferencia bancaria a cuentas en Suiza, Letonia y Chipre, como paso previo antes de llegar a los bolsillos de Mikerin, quien entonces se aseguraba de que Transportation Logistics Inc. siguiera recibiendo los lucrativos contratos, ya sea influyendo en las contrataciones o proveyendo información confidencial que pudiera ser usada por la empresa a la hora de presentarse en los concursos.

En diferentes correos electrónicos entre Lambert y Mikerin, los hombres utilizaban los términos “remuneración” y “comisión” para referirse a los valores inflados en los recibos, y luego “número mágico”, “pastel” y “LF” para codificar los sobornos.

Mikerin se declaró culpable en 2015 y fue sentenciado a cuatro años en una prisión federal de Estados Unidos. Otros dos empleados de Transportation Logistics Inc. hicieron lo mismo, pero Lambert, quien ya no trabaja en el empresa de transporte, decidió avanzar en el juicio que comenzó el 29 de octubre y llegó a un fallo el viernes, cuando el jurado se expresó luego de una semana de deliberaciones.

En tanto Transportation Logistics Inc. recibió una multa por dos millones de dólares.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: