Kais Saied REUTERS/Muhammad Hamed
Kais Saied REUTERS/Muhammad Hamed

El candidato Kais Saied sería el ganador de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales celebradas este domingo en Túnez con un 72,53 por ciento de los votos, muy por delante de su rival, Nabil Karui, que habría logrado un 27,47 por ciento de apoyos, según una encuesta a pie de urna elaborada por Emrod y recogida por la emisora Mosaique FM.

Según esta fuente, Saied ha sido la primera opción en todas las regiones y distritos electorales del país árabe. El mayor apoyo lo ha logrado en Tatauín (97,9 por ciento), mientras que el más bajo es en Yenduba (56,7 por ciento).

Este profesor de derecho de 61 años que prácticamente nadie conocía hasta hace unos meses fue apodado “Robocop” por la rigidez de sus movimientos y la aparatosidad de su comportamiento.

El único dato oficial del que se dispone por ahora es el de participación, que ha superado el 50 por ciento, según ha informado un miembro de la Instancia Superior Independiente para las Elecciones, Adel Brinsi.

“Los tunecinos han demostrado que querían participar a pesar de la celebración de varias elecciones”, ha destacado Brinsi, según recoge igualmente Mosaique FM.

Nabil Karoui y Kais Saied shake REUTERS/Zoubeir Souissi
Nabil Karoui y Kais Saied shake REUTERS/Zoubeir Souissi

Saied se encuentra ya en un hotel de la capital del país para seguir la publicación de los resultados de estos comicios acompañado de su esposa, Ichraf Chabil, y miembros de su campaña electoral.

El jurista ya se impuso en la primera vuelta con el 18,4 por ciento de los votos, por delante del magnate Karui, líder del partido Corazón de Túnez, quien recabó el 15,6 por ciento de los apoyos.

La campaña electoral ha estado marcada por el encarcelamiento por presunta corrupción de Karui, que no ha podido participar en actos ni dar entrevistas hasta su liberación durante la jornada del miércoles. El magnate, propietario de la cadena de televisión Nessma TV, fue detenido en agosto por presunta corrupción y permanecía en detención preventiva, si bien por el momento no ha sido condenado.

El candidato independiente, que casi no hizo publicidad., tiene un discurso conservador y centrado en la lucha contra la corrupción. Su imagen dura le permitió construir un perfil público de hombre incorruptible.