Erdogan durante un evento en Ankara, (Murat Cetinmuhurdar/Oficina de prensa presidencial via REUTERS)
Erdogan durante un evento en Ankara, (Murat Cetinmuhurdar/Oficina de prensa presidencial via REUTERS)

Senadores estadounidenses del oficialismo y la oposición presentaron un proyecto legislativo que amenaza con drásticas sanciones a Turquía si es que no retira sus fuerzas militares de Siria y frena la ofensiva contra las milicias kurdas, aliadas del Pentágono en la lucha contra el Estado Islámico.

La iniciativa es impulsada por los senadores Lindsey Graham (republicano) y Chris Van Hollen (demócrata). Ambos prometieron que Turquía “deberá pagar muy caro” por su incursión militar.

El proyecto obligaría al gobierno de Donald Trump a congelar propiedades y activos en Estados Unidos de los principales líderes turcos, incluido el presidente Recep Tayyip Erdogan. Además, impondría sanciones a las entidades que hacen negocios con el ejército turco, o con las compañías de petróleo y gas que prestan servicios a sus fuerzas armadas.

“Si bien el gobierno se niega a actuar contra Turquía, espero un fuerte apoyo bipartidista” para esta iniciativa, expresó Graham. “Estas sanciones tendrán consecuencias inmediatas y de largo alcance para Erdogan y sus militares”, dijo Van Hollen.

Graham es uno de los mayores aliados de Trump en el Congreso, pero dedicó duras palabras a la decisión del presidente (Erin Schaff/The New York Times)
Graham es uno de los mayores aliados de Trump en el Congreso, pero dedicó duras palabras a la decisión del presidente (Erin Schaff/The New York Times)

Graham, uno de los congresistas más cercanos a Trump, y otros legisladores están furiosos por la repentina retirada militar de Estados Unidos de sus posiciones en el norte de Siria, anunciada el domingo por el presidente tras una conversación con Erdogan. Esto dio lugar a una ofensiva turca contra los combatientes kurdos el miércoles. El senador acusó a Trump de haber “abandonado vergonzosamente” a los kurdos y consideró que este puede ser “el mayor error de su Presidencia”, por lo que pretende la aprobación de sanciones “infernales”, “a gran escala, draconianas y devastadoras” contra la economía y el ejército de Turquía.

Para evitar un posible veto (como ya lo hizo el presidente frente a medidas contra Arabia Saudita), el Congreso necesita un fuerte apoyo bipartidario, y así alcanzar dos tercios de los votos.

El gobierno de Erdogan vincula a los grupos kurdos con militantes separatistas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), a los que califica de “terroristas” por sus acciones de guerrilla. Según un balance no oficial, al menos 16 integrantes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), alianza de combatientes kurdos y árabes habrían muerto en las primeras horas de la ofensiva. La tercera ofensiva de Turquía en Siria desde 2016 abre un nuevo frente en este conflicto que ya ha dejado más de 370.000 muertos y millones de desplazados desde 2011.

Frente a la contundencia de los legisladores, Trump fue más leve y mantuvo una postura expectante: “Veremos cómo se lleva a cabo (esta operación)”, dijo, para acotar que espera que Turquía “actúe de manera racional” y que la acción se lleve a cabo “de la forma más humana posible”.

Smoke billows following Turkish bombardment on Syria's northeastern town of Ras al-Ain in the Hasakeh province along the Turkish border on October 9, 2019. - Turkey launched an assault on Kurdish forces in northern Syria with air strikes and explosions reported along the border. President Recep Tayyip Erdogan announced the start of the attack on Twitter, labelling it
Smoke billows following Turkish bombardment on Syria's northeastern town of Ras al-Ain in the Hasakeh province along the Turkish border on October 9, 2019. - Turkey launched an assault on Kurdish forces in northern Syria with air strikes and explosions reported along the border. President Recep Tayyip Erdogan announced the start of the attack on Twitter, labelling it "Operation Peace Spring". (Photo by Delil SOULEIMAN / AFP)

Sin embargo, el republicano, que tiene inversiones en Estambul, advirtió: “Si lo hace de manera injusta, pagará un alto precio económico... Acabaré con su economía”, subrayó.

En caso de aprobarse el proyecto presentado, las sanciones se impondrán inmediatamente después de la promulgación y permanecerán vigentes a menos que el gobierno certifique al Congreso que Turquía no está operando en Siria sin apoyo de Estados Unidos y que ha retirado sus fuerzas de las áreas que ocupó durante las operaciones que inició este miércoles.

Sin embargo, con el Congreso actualmente en receso, es poco probable que esta propuesta prospere antes de la próxima semana. La Cámara de Representantes y el Senado reinician sus sesiones el martes.

El año pasado, Trump impuso aranceles a Turquía que precipitaron la devaluación de la moneda del país, la lira, luego del desacuerdo entre Washington y Ankara por la detención en Turquía del pastor estadounidense Andrew Brunson.

(Con información de AFP)