(Foto: Adrián Escandar)
(Foto: Adrián Escandar)

Un cabecilla hispano vinculado a la pandilla de las cárceles La Mafia Mexicana (La Eme) fue declarado culpable de tráfico de drogas, mientras otro narcotraficante aceptó su culpabilidad, informó este lunes la Fiscalía federal en California.

Armando "Criminal" Molina, de 36 años, residente de Ventura, al noroeste de Los Ángeles, fue hallado culpable de conspiración para distribuir metanfetamina y cinco cargos de distribución de metanfetaminas, y enfrenta la cadena perpetua o un mínimo de 10 años en prisión.

Por su parte, Frank "Villain" Ruiz, de 37 años y también residente de Ventura, se declaró culpable de conspiración para distribuir metanfetaminas y de la misma forma enfrenta un mínimo de 10 años de cárcel y un máximo de cadena perpetua.

Los dos casos dados a conocer hoy por la Fiscalía del Distrito Centro de California son el resultado de un operativo conocido como Supernova que investigó los líderes de pandillas del condado de Ventura que trabajaban a órdenes de La Eme.

Las autoridades lograron la detención de Milona luego de que vendieron 247 gramos de metanfetamina pura (Foto: Fernando Calzada)
Las autoridades lograron la detención de Milona luego de que vendieron 247 gramos de metanfetamina pura (Foto: Fernando Calzada)

Tras un año de investigación, las autoridades lograron la detención de Molina luego de que "entre octubre de 2012 y marzo de 2013 Molina y sus coconspiradores vendieran 247 gramos de metanfetamina pura a un informante confidencial que trabajaba para una fuerza especial del FBI", dijo hoy la Fiscalía.

La investigación encontró que las drogas eran suministradas por una organización de narcotráfico desde México, controlada por el miembro de La Mafia Mexicana Martín Madrigal-Cazares.

Las pandillas locales dirigidas principalmente por Molina y Ruíz se encargaban no sólo de controlar la venta de las drogas sino también de cobrar "impuestos" a los distribuidores locales, en beneficio de La Eme.

La investigación fue llevada conjuntamente por el FBI, el Departamento de Policía de Ventura y el Departamento de Policía de Oxnard.

La sentencia de Molina fue programada para el 6 de febrero de 2020, mientras la de Ruiz está prevista para el 12 de diciembre de este año.

Pandillero culpable de asesinato, aliado de La Mafia Mexicana

José Loza fue hallado culpable de asesinato y narcotráfico(Foto: Departamento de Justicia de EEUU)
José Loza fue hallado culpable de asesinato y narcotráfico(Foto: Departamento de Justicia de EEUU)

El pandillero José Loza, jefe de un grupo al servicio de la pandilla de las cárceles La Mafia Mexicana (La Eme), fue hallado culpable de asesinato y narcotráfico, informó este viernes la Fiscalía del Distrito Central de California.

Loza, de 40 años, pertenecía a la pandilla Canta Ranas, ejecutores de órdenes de La Eme, y estaba acusado de matar en 2016 al también pandillero Dominick González.

El hispano fue hallado culpable de 12 cargos, entre ellos también conspiración para delinquir y para distribuir metanfetaminas, participar en crímenes violentos y utilizar un arma de fuego durante un delito violento.

Según la evidencia presentada durante el juicio, que duró un mes y concluyó este jueves, Loza ejecutó las órdenes de David Gavaldón, un miembro sénior de La Mafia Mexicana que se encuentra en prisión y que también fue integrante de Canta Ranas.

Los miembros de la Eme testificaron sobre las actividades y el poder de la pandilla carcelaria (Foto: EFE)
Los miembros de la Eme testificaron sobre las actividades y el poder de la pandilla carcelaria (Foto: EFE)

La audiencia de sentencia de Loza, que enfrenta cadena perpetua, está programada para el próximo 16 de diciembre.

Loza, algunos miembros de La Mafia Mexicana y otros altos colaboradores, incluido un reo de la prisión californiana de San Quintín condenado a pena de muerte, testificaron sobre las actividades y el poder de la pandilla carcelaria como parte de un caso más extenso, destacó este viernes la fiscalía como un hecho "inusual".

González murió de seis disparos en un restaurante en el Valle San Gabriel, y su guardaespaldas quedó gravemente herido al igual que un comensal que no tenía nada que ver con el ataque.

Leonardo Antolín, de 25 años y cómplice en el asesinato, se declaró culpable de cinco cargos graves y será sentenciado, según un acuerdo con la Fiscalía, a una pena de entre 33 y 40 años.