Cortes de apelaciones estatales y federales y la Junta de Perdones y Libertad Condicional de Texas rechazaron los pedidos de los abogados de Soliz de detener la ejecución (Foto: EFE)
Cortes de apelaciones estatales y federales y la Junta de Perdones y Libertad Condicional de Texas rechazaron los pedidos de los abogados de Soliz de detener la ejecución (Foto: EFE)

El estado sureño de Texas ejecutó hoy al latino Mark Soliz, que en el 2010 protagonizó un espiral violento que culminó en el robo y asesinato de una mujer, crimen por el que le condenaron a muerte.

A Soliz, de 37 años, lo declararon muerto a las 18.32 (CT) tras recibir una inyección letal en la prisión Walls Unit de Huntsville (cercana a Houston), según notificó el Departamento de Justicia Criminal de Texas.

Sus últimas palabras las dedicó a los familiares de sus víctimas: "Quisiera disculparme por el dolor que les causé. He estado considerando cambiar mi vida. Me tomó 27 años hacerlo. Quiero disculparme, no sé si mi muerte les traerá consuelo por el dolor y el sufrimiento que he causado. Estoy en paz".

Durante ocho días en junio de 2010, Soliz y su cómplice, José Ramos, protagonizaron un espiral violento en un área cercana a Dallas durante el cual perpetraron numerosos atracos en los que terminaban disparando a la víctima, robos de vehículos con violencia, tiroteos y dos asesinatos.

Prisión Walls Unit de Huntsville (Foto: Twitter)
Prisión Walls Unit de Huntsville (Foto: Twitter)

Fueron Rubén Martínez, un repartidor al que Soliz robó y disparó en un estacionamiento, y Nancy Weatherly, una mujer de 61, a la que mató de un disparo en la parte posterior de la cabeza.

De acuerdo con el reporte del Departamento de Justicia Penal de Texas, el 29 de junio del 2010, Soliz y José Claremont Ramos Jr., llegaron a la casa de Nancy, ubicada en una zona rural cerca de Godley, al suroeste de Fort Worth.

Cuando la mujer abrió la puerta, Soliz le apuntó en el rostro con un arma nueve milímetros. Los hombres empujaron a la anciana al interior de la vivienda y robaron varias cosas, entre ellas, aparatos electrónicos.

Antes de huir, Soliz asesinó a la anciana de un disparo en la cabeza.

Soliz es el sexto reo que es ejecutado en el estado de Texas y el primer hispano en el 2019 (Foto: Twitter)
Soliz es el sexto reo que es ejecutado en el estado de Texas y el primer hispano en el 2019 (Foto: Twitter)

La evidencia mostró que la mujer fue una de las dos personas que Soliz mató durante una ola de crímenes de ocho días que incluyó robos y tiroteos desde el 22 de junio de 2010.

Los documentos de la corte indican que el 29 de junio, Ramos y Soliz dispararon desde un automóvil en movimiento contra una casa donde creían que se encontraba un hombre miembro de una pandilla rival.

Alrededor de las 5:00 am de ese mismo día, los dos hombres se acercaron a Enrique Samaniego mientras caminaba hacía su camioneta para irse a trabajar y le propinaron por lo menos cuatro tiros, el hombre sobrevivió.

Ese mismo día alrededor de las 5:30 am, Soliz y Ramos se acercaron a Rubén Martínez, un conductor de camión de reparto, que realizaba su última entrega de cerveza en una estación de gasolina.

(Foto: archivo)
(Foto: archivo)

Los dos hombres le exigieron a punta de pistola su billetera y el teléfono celular. Martínez se las entregó y llevaba solamente 10 dólares. Soliz le disparó mortalmente en el cuello.

Las autoridades cortaron ese espiral con la detención de Soliz y Ramos, de los que sospechaba por el robo de un vehículo.

Ramos, no obstante, confesó el asesinato de Weatherly durante el interrogatorio, del que culpó a Soliz.

Soliz fue condenado a muerte durante el juicio celebrado en 2012, mientras que Ramos recibió una pena de cadena perpetua.

Soliz es el sexto reo que es ejecutado en el estado de Texas y el primer hispano en el 2019.