Dejaron morir de hambre a sus hijo de tres años: pesaba menos de seis kilos

Ashley Elizabeth y Frederick Anthony fueron arrestados en Alabama debido a la muerte de uno de sus hijos de tres años quien sólo pesaba poco menos de seis kilos Foto: Especial
Ashley Elizabeth y Frederick Anthony fueron arrestados en Alabama debido a la muerte de uno de sus hijos de tres años quien sólo pesaba poco menos de seis kilos Foto: Especial

Ashley Elizabeth y Frederick Anthony, una la pareja de Alabama fue arrestada por dejar morir a uno de sus hijos a causa de inanición. El pequeño tenía sólo tres años. La pareja tiene, además, otro hijo de cuatro años que se encuentra delicado en el hospital.

La pareja argumentó que no tenían fe en los médicos y por eso nunca llevaron a sus hijos a atenderlos y solían alimentarlo practicamente con Pediasure, un suplemento alimenticio infantil.

Sin embargo, la falta de nutrientes básicos de la comida hizo graves estragos debido al descuido de ambos padres en Hendrix Frink, de tres años, por lo que llegó a pesar 5,9 kg. de peso y falleció, mientras su hermano mayor de cuatro años pesaba solo un poco más 6.8 kg.

La madre, ama de casa de Huntsville, Alabama, fue acusada de privar de alimentos a sus dos hijos y estuvo en la corte el jueves.

Los vecinos de la familia aseguran que nunca vieron jugar a los niños afuera y sólo veían al padre salir ocasionalmente a fumar un cigarrillo
Los vecinos de la familia aseguran que nunca vieron jugar a los niños afuera y sólo veían al padre salir ocasionalmente a fumar un cigarrillo

Ashley Catron, de 36 años, estaba llorando cuando un investigador del Departamento de Policía de Huntsville subió al estrado y habló sobre la investigación sobre la muerte de su hijo Hendrix Frink de tres años, informó el portal Waay Tv.

La policía fue llamada a la casa de la familia en Maple Ridge Boulevard el 23 de julio. Los investigadores dijeron que acudieron a rescatar a los menores de tres y cuatro años y los llevaron al hospital de Huntsville cuando llegó la policía.

Sin embargo, debido al grave estado de salud, Hendrix, el hijo de 3 años murió, la policía incluso describió al pequeño como "piel y huesos", además el descuido fue tal que se encontraron heces secas en su pañal.

El hijo de cuatro años de la pareja ha estado luchando por su vida desde julio, según el testimonio de la policía, quienes dieron a conocer que recientemente fue dado de alta del hospital.

El investigador dijo que se encontraron trozos de panqueques en la boca del niño el día que lo llevaron al hospital, y que tuvieron que sacarlos antes de que los médicos pudieran colocar un tubo de alimentación. La policía dijo que el niño de cuatro años se está recuperando y ahora pesa poco más de 11 kilos.

El investigador dijo que el esposo de Catron, Fredrick Frink, llegó a casa de su trabajo en alrededor de las 7:15 am del 23 de julio. Frink dijo a los investigadores que se fue directamente a la cama donde estaba su esposa y durmieron hasta las 10 am.

Frink dijo a los investigadores que normalmente se despertaba y sacaba al hijo de la pareja de 4 años de su cuna y luego volvería a buscar a Hendrix.

Frink se despertó esa mañana y fue a buscar a Hendrix a su cuna y lo encontró sin movimiento, según el investigador. La policía dijo en una llamada al 911 que se puede escuchar a Frink gritando y que su hijo no respondía. El despachador aconsejó a los padres que dieran RCP a Hendrix hasta que llegara la ayuda.

El investigador dijo que Huntsville Fire and Rescue llegó para encontrar al niño demacrado y agonizando.

Los investigadores dijeron que cuando atravesaron la casa olía a orina, y los dos muchachos compartieron una habitación que tenía dos cunas adentro. Ambas cunas estaban manchadas con orina y sangre, y los investigadores dijeron que parecía que una de las cunas había sido masticada.

La policía dijo que había una bandeja de televisión con comida cerca del sofá en la sala familiar que tenía una variedad de artículos para el desayuno, incluidos panqueques, cereales y leche. Los investigadores también encontraron cajas de pollo y donas Popeyes en el dormitorio principal de la pareja.

Catron y Frink dijeron a los investigadores que no creía en llevar a sus hijos al médico después de un incidente en el hospital en 2018. En cambio, Catron dijo que les dio a los niños PediaSure para "revivirlos".

Los investigadores dijeron que los hallazgos preliminares muestran que ambos niños estaban con alto grado de desnutrición.

Ambos padres están en la cárcel con una fianza de $ 200.000.

Los vecinos dijeron a los investigadores que no veían a los niños salir a jugar y que solo a veces veían a Catron salir a fumar un cigarrillo. La madre de Frink dijo a los investigadores que intentó ir a ver a sus nietos ocho meses antes del incidente y que no la dejaron.

Catron enfrentaba dos cargos de abuso infantil agravado por otro hijo de 6 años. Uno de esos cargos fue enviado al Gran Jurado del Condado de Madison. El otro cargo fue desestimado debido a un error en el papeleo. Los investigadores están volviendo a presentar ese cargo.

Frink también enfrenta dos cargos de abuso infantil agravado. Le pidió a un juez que redujera su fianza a entre $ 5.000 y $ 30.000.

El juez escribió en una orden: "El acusado tiene dos casos, los delitos de abuso infantil agravado. Las acusaciones involucran la muerte por inanición de un niño y la lesión física grave de otro niño por inanición. Ambos niños estaban bajo el cuidado y la custodia de el Demandado y eran menores de seis años de edad. El Tribunal considera que la naturaleza del delito acusado, la aparente probabilidad de condena y la probable sentencia contribuirían a un riesgo sustancial de no comparecencia. Por lo tanto, la moción del Demandado para reducir la fianza queda denegada".

MAS NOTICIAS