El hombre de 39 años se declaró culpable y se dijo arrepentido de 28 delitos (Oklahoma County Sheriff’s Office via AP)
El hombre de 39 años se declaró culpable y se dijo arrepentido de 28 delitos (Oklahoma County Sheriff’s Office via AP)

Ryan Alden trabajó durante varios años para una empresa de sistemas de seguridad. Su comportamiento en los hogares donde instaló cámaras parecía normal, hasta que en 2018 una familia de Oklahoma encontró dispositivos para grabar dentro de la ventilación de las habitaciones de los niños.

Este acontecimiento prendió las alertas entre las autoridades. Alden fue denunciado y durante las indagaciones en su contra, los investigadores hallaron cientos de videos de niñas, adolescentes y mujeres que fueron grabadas sin su consentimiento cuando se encontraban en la intimidad de sus casas.

El hombre de 39 años se declaró culpable y se dijo arrepentido de 28 delitos, por lo que fue condenado a cadena perpetua más cerca de 150 años. Las autoridades no saben cuántas víctimas fueron grabadas en habitaciones, baños y armarios, para la satisfacción de este criminal.

La fiscal adjunta de distrito, Merydith Easter, dijo durante la audiencia de Alden que al menos cuatro propietarios de casas en Nichols Hills y Oklahoma City descubrieron las cámaras en los espacios donde los niños jugaban o se cambiaban de ropa.

El jefe de policía de Nichols Hills, Steven Cox, dijo a News9: "Esta familia hizo todo bien, ya sabes. Tenían las compañías [que] vinieron recomendadas. Ellos personalmente conocían a la persona que colocó estas cámaras dentro de la casa ".

El hombre de 39 años se declaró culpable y se dijo arrepentido de 28 delitos (Video: captura de pantalla de kfor News)
El hombre de 39 años se declaró culpable y se dijo arrepentido de 28 delitos (Video: captura de pantalla de kfor News)

"El día que descubrimos lo que les hizo a nuestros hijos, no podía respirar. Nos llevó varios días tratar de dar sentido a lo que había sucedido. Nuestras hijas estaban confundidas, tenían miedo, tenían vergüenza. No sabíamos cómo protegerlas", dijo uno de los padres de una víctima según The Oklahoman.

"La sensación de paz y seguridad que les robó a estas personas es algo que les durará mucho tiempo", aseguró la Fiscalía.

Algunas víctimas explicaron que algunos de sus recuerdos de la secundaria fueron destruidos tras conocer que fueron grabados en su intimidad, por lo que deberán tomar terapia.

Los investigadores también encontraron en la computadora y teléfono de Alden, videos de distintas mujeres grabados en restaurantes, el gimnasio y la iglesia.

Un detective especializado en análisis forense digital catalogó el material hallado como "una de las peores (pornografía infantil) que he visto".

Jason Kushman, sargento de policía de Edmond, revisó tanto fotografías como videos y mencionó que con éstas podría llenar 12 discos compactos.

El hombre de 39 años se declaró culpable y se dijo arrepentido de 28 delitos (Video: captura de pantalla de kfor News)
El hombre de 39 años se declaró culpable y se dijo arrepentido de 28 delitos (Video: captura de pantalla de kfor News)

El abogado de Ryan Alden, Chris Sloan, señaló que el comportamiento de su cliente fue inapropiado, pero que su conducta no justifica que pase toda su vida en la cárcel, por lo que solicitó a la jueza una pena de prisión de 10 años y libertad condicional.

El Doctor Richard Kishur testificó a favor de la defensa de Alden. Indicó que el acusado podría recibir tratamiento médico que le ayudaría a no volver a cometer estos crímenes.

La jueza del caso, Amy Palumbo, revisó todos los elementos y determinó que si Alden quedaba en libertad volvería a reincidir, así que se le fue asignada una sentencia de cadena perpetua.

"Si la ley me permitiera castrarte, lo haría. Porque creo que eso comenzaría a ayudarte a resolver tu problema", dijo el miércoles la jueza durante la audiencia.

Al concluir el evento, Ryan Alden conversó con algunos medios de comunicación. Durante esta charla dijo que no sabe cuántas víctimas hay pero: "Realmente lo siento. Eso es todo lo que puedo decir".

Este hombre se declaró culpable de 28 delitos, entre ellos la posesión agravada de material obsceno que involucraba a menores, la fabricación de pornografía infantil y el uso de equipos de video de manera clandestina.