La madre de la menor enfrenta cargos criminales por buscar un tratamiento distintos (Foto: Captura de pantalla)
La madre de la menor enfrenta cargos criminales por buscar un tratamiento distintos (Foto: Captura de pantalla)

Un tribunal de Oregon ordenó que Kylee Dixon, una niña de 13 años con un tipo poco conocido de cáncer de hígado, se someta una cirugía y un tratamiento sin el permiso de su madre.

La madre de la menor, Christina Dixon, señaló que después de seis meses de quimioterapia no podía seguir viendo el sufrimiento de su hija por lo que decidió detener el tratamiento que había llevado hasta entonces para buscar soluciones alternativas como el aceite de CBD -popular entre quienes buscan cura en productos fabricados con mariguana- y vitaminas.

"La mejor manera en que puedo describirlo: es como si mi hija estuviera en el corredor de la muerte", dijo a la cadena KGW8, afiliada a la NBC en Portland.

La madre aseguró que su hija sufría con la quimioterapia (Foto: Facebook)
La madre aseguró que su hija sufría con la quimioterapia (Foto: Facebook)

"Kylee no pudo comer ni beber nada durante los primeros 5 días seguidos, ¡fue muy difícil sentarse y ver cómo se le hacía todo esto a mi bebé! Me sentía tan indefensa y tan mal como cada vez que se despertaba rogaba a todos y a todos por un sorbo de agua. Sus pobres y pequeños labios estaban tan secos y agrietados. Las enfermeras intentaron una alimentación por sonda que solo resultó en que Kylee vomitara profusamente y le causara mucho más dolor", escribió la mujer en el blog de la organización United Against Cancer.

"En el hospital OHSU, Doernbecher, los médicos han indicado que solo han visto un puñado de estos casos en adultos, pero ninguno de estos casos en niños como Kylee. El 17-17-18 llamaron al cáncer: sarcoma embrionario indiferenciado del hígado. La investigación y los casos disponibles son limitados. No han podido decirnos en qué etapa se encuentra Kylee, ya que es un tumor de crecimiento agresivo y rápido. Debido a la ruptura, el cáncer puede extenderse a sus pulmones y otras áreas del estómago", agregó la mujer en la página electrónica.

Sin embargo, la corte juvenil del condado de Clackamas intervino a nombre del Estado para presentar en marzo una petición de dependencia en la que consideraba que la decisión de la madre "crea un riesgo de daño para la niña" y es una especie de negligencia.

El 10 de junio, la oficina de un alguacil en Oregon publicó un afiche de Kylee en el que señalaba que su madre desconocía las necesidades de tratamiento médico que tenía la menor. Tres días después, las dos fueron localizadas en Nevada y se determinó mantener a la niña bajo custodia de los servicios de protección infantil.

La ficha de búsqueda que emitieron las autoridades (Foto: captura de pantalla)
La ficha de búsqueda que emitieron las autoridades (Foto: captura de pantalla)

En julio, un juez determinó que sería el Estado y no Christina quien decidiría sobre el tratamiento médico que necesita Kylee.

"Voy a dejar que los cirujanos hagan lo que tienen que hacer", señaló entonces la jueza Heather Karabeika de la Corte del Circuito del Condado de Clackamas.

Esta semana la menor debe asistir a una cita con el médico para retomar el tratamiento y ser sometida a una cirugía para extirparle un tumor.

Desde que está bajo la tutela del Estado vive en hogares de acogida, por lo que la corte solicitó que un familiar se haga cargo de ella.

La decisión de las autoridades dividió a los habitantes de Oregon, ya que algunos consideran que la niña es víctima de una especie de "secuestro médico" y han realizado una serie de protestas para que la madre pueda tener otra vez la custodia.

Christine enfrenta cargos de maltrato criminal e interferencia de custodia. El 15 de agosto fue liberada.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: