(Captura de video de WYMT)
(Captura de video de WYMT)

Un hermano y una hermana que estuvieron separados por 53 años finalmente se reunieron después de que sus estudios de ADN resultaron ser compatibles.

El pasado Día del Padre, Jim Lawless, residente en Houston (Texas) se registró en una web genealógica y se sometió a una prueba de ADN. A 1.500 kilómetros, en Jackson (Kentucky), Tracy Walton ya había hecho el mismo análisis, por lo que su huella genética estaba en la base de datos.

El "match" de la prueba dejó sorprendido a Lawless, quien hace más de cinco décadas que no sabía nada de su pariente. "Cuando era niño me dijeron que tuve una hermana, pero pensé que había muerto", recordó, en declaraciones a WYMT-TV.

Walton, por su parte, le había dicho a su esposo, con tristeza, que no creía tener ningún familiar vivo. "Lo busqué por años", agregó.

Los hermanos reunidos estuvieron viendo las fotos antiguas
Los hermanos reunidos estuvieron viendo las fotos antiguas

Lawless voló los 1.500 kilómetros que los separaban para el reencuentro. Un poco nervioso por la posibilidad de no tener nada en común, las dudas se despejaron apenas se vieron: "Se ve tal como yo me veía en la secundaria. Mi hija es idéntica a ella".

Aunque no quedó claro cómo o por qué fueron separados, pasaron largo tiempo conversando sobre sus vidas y poniéndose al corriente, mostrando las fotos

Walton, quien se encuentra en un centro de rehabilitación, afirmó que ella y su esposo planean viajar en el futuro a Houston para devolver la visita a su hermano.

(Con información de AP)